[alert type=”success”]
FICHA TÉCNICA:

RC Celta: Sergio Álvarez, Roncaglia, Cabral, Sergi Gómez, Jonny, Radoja (Marcelo Díaz, m. 63), Pablo Hernández (Wass, m. 81), Señé, Sisto, Lemos (Pape Cheikh, m. 77) y Rossi.

Valencia CF: Jaume Doménech, Cancelo, Javi Jiménez (Santos, m. 70), Mangala, Lato, Medrán, Carlos Soler (Parejo, m. 46), Fede Cartabia, Bakkali, Rafa Mir (Gayà, m. 65) y Vinicius.

Goles: 1-0. M. 61: Rossi. 1-1. M. 63: Vinicius. 2-1. M. 92: Pione Sisto.

Árbitro: Hernández Hernández (comité de Las Palmas). Amonestó a Mangala del Valencia CF.

Incidencias: Partido de vuelta de los octavos de final de la Copa del Rey, disputado en la tarde del jueves a las 19.00 horas en Balaídos.

[/alert]

 

Ya avisaba el propio Voro en rueda de prensa de que el encuentro era intranscendente tras el resultado de Mestalla, y ello se vio reflejado en la alineación que dispuso con la novedad del delantero Vinicius Araujo, que marcó el gol para los valencianistas. Rossi primero, y Pione Sisto de falta directa en los últimos instantes, pusieron los tantos celestes en esta tarde-noche en Balaídos.

El encuentro en sí no tuvo mucha historia entre un Valencia CF repleto de jugadores más que suplentes y de canteranos  y un rival  que presentó poca intensidad, consciente de que la eliminatoria estaba totalmente resuelta y que, a pesar de todo, le dio para imponerse. Orellana y Guidetti incluso no estaban convocados.

Apostó Voro por un once inicial totalmente distinto al habitual y en el que será difícil que algún jugador repita el próximo domingo ante el Espanyol. El aficionado pudo ver, por fin, un partido completo a Bakkali, el primero en el Valencia en la que es su segunda temporada, y también ver a Vinicius Araujo anotar su primer gol.

Además, el encuentro sirvió para que Javi Jiménez se redimiera un poco de lo amargo que fue su debut el pasado martes en el partido de ida y para que Lato, Carlos Soler y Rafa Mir siguieran cogiendo minutos y experiencia en la élite. Lamentablemente el defensa tuvo que retirarse lesionado. Enfrente, Berizzo también dio entrada a Señé, Álvaro Lemos, Pione Sisto, Rossi o Sergio, menos habituales en las alineaciones del técnico argentino.

El partido no tuvo historia desde el principio, pero pudo ser distinto en el primer minuto cuando Vinicius tuvo una buena oportunidad para abrir el marcador. El balón terminó en córner. La primera mitad fue aburrida, rota únicamente por algunos disparos desde fuera del área del Celta, que tampoco inquietó en exceso a Jaume.

Por el Valencia se vio a un activo Bakkali, el cual no estaba contando con demasiados minutos, con ganas de desbordar por banda izquierda y a un participativo Fede Cartabia, aunque con más voluntad que acierto. El argentino regresó al once tras su ‘borrada’ en el partido de ida y mostró actitud en el césped, algo que no había sido habitual en sus últimas apariciones.

El choque llegó al descanso con un cero a cero previsible, donde los porteros apenas tuvieron que aparecer. El Valencia tuvo el control los primeros minutos pero posteriormente fue el Celta quien terminó mandando. Eso sí, los porteros apenas tuvieron incidencia en el juego.

En la segunda mitad llegaron los goles que animaron a la grada y que, una vez más en el descuento, castigaron al Valencia CF. Voro reservó a Carlos Soler, que está ganando importancia en el equipo, y dio entrada a Parejo que volvió a demostrar un nivel muy por debajo del suyo, aunque eso no sea sorpresivo para la afición che. El ‘Chelo’ Díaz y Pape Cheick entraron en la escuadra olívica, al igual que Wass, todos ellos para dar descanso a los hoy titulares en los gallegos.

El Celta prácticamente tuvo la completa posesión del balón y dominó sin demasiados apuros, tanto era así que en el 15′  abrió el marcador con un lanzamiento de fuera del área de Rossi ante la pasividad de Parejo, que apenas inquietó al italiano y que ponia al Celta por delante. El gol espabiló al Valencia CF que aceptó el regalo que le hizo Cabral a Fede Cartabia. El argentino recuperó un balón para asistir a Vinicius, que no perdonó el mano a mano.

Además, el castigo para los valencianistas fue todavía mayor cuando en el último minuto Pione Sisto consiguió marcar de falta directa para desequilibrar el marcador.

Tras este 6-2 global, el Celta espera rival en el sorteo de mañana. A destacar, los vigueses han ganando los 3 partidos disputados en 2017 y se meten en cuartos de final de Copa por segunda temporada consecutiva. El Valencia CF termina el trámite del torneo del KO con una derrota en una eliminatoria para olvidar y mira ya exclusivamente al encuentro del próximo sábado, la segunda final de las muchas que le quedan esta campaña todavía a los de Mestalla.

 

Andreu Baviera/Los Otros 18

 

Comentarios