El conjunto celeste empezó de forma inmejorable la Liga BBVA ganando a domicilio al Levante UD (1-2), consiguiendo auparse en el segundo puesto por detrás del Eibar.

  • Rubén, intervenido de manera satisfactoria en Vithas Fátima, baja unas 10 semanas

 

El RC Celta se trajo los tres puntos del Ciutat de València en su debut liguero, donde se enfrentó al Levante UD en un choque igualado y con suspense hasta el final.

Iago Aspas regresó a su casa y volvió a jugar con el equipo de su vida y firmó una buena actuación en un partido cargado de idas y venidas. En el minuto cinco intervino en la expulsión de Simão Mate, y más tarde, fue protagonista de la jugada que dio el segundo gol a su equipo, aunque acabó marcando Iván López en propia puerta. 

El Levante jugó con diez durante 85 minutos como consecuencia de la roja directa que recibió Simão Mate en una acción donde se cruzaron el mozambiqueño y Aspas.  Los de Eduardo Berizzo se adelantaron al filo del descanso con un disparo raso al primer palo del centrocampista chileno.

En la segunda mitad, fue Orellana de nuevo quien más peligro llevó a la portería de Rubén García y quien, además, dio la asistencia que provocó el segundo tanto del Celta. A pesar del pundonor del Levante no consiguió dar una alegría a su afición. Lo intentó de todas las maneras posibles, la lucha y la búsqueda constante del gol, sobre todo a la contra por el hecho de jugar con diez, le sirvió para encontrar el empate. Lo hizo de libre directo, por la escuadra y gracias a la puntería de Verza, una de las nuevas incorporaciones del conjunto granota. 

El tanto de los levantinistas hizo reaccionar al Celta, tanto dentro como fuera del campo. El técnico de los vigueses mostró sus cartas y las ganas que tenía de sumar los primeros tres puntos del curso con el cambio de Hugo Mallo por John Guidetti. Un defensa por un delantero que incrementó el poder de ataque de los gallegos. 

 

 

Rubén, intervenido de manera satisfactoria en Vithas Fátima, baja unas 10 semanas

 

rubénblanco-quinocho.jpg

 

El portero celeste Rubén Blanco fue operado esta tarde de manera satisfactoria por el jefe de los servicios médicos del Real Club Celta, Juan José García Cota, en el Hospital Vithas Nuestra Señora de Fátima de la luxación acromioclavicular de grado III que sufrió en el partido del pasado domingo ante el Levante. Rubén permanecerá de baja no menos de ocho o diez semanas.