El CD Lugo no pudo obtener punto alguno en su visita al Carlos Belmonte. Dos goles de Rubén Cruz, en un partido intenso y de riguroso arbitraje, condenaron a los de Milla, que merecieron mayor premio por lo visto sobre el verde.
 

Albacete Balompié: Juan Carlos, Córcoles (Fran García, min 75), Agus, Edu Ramos (Mario Ortiz, min 62), César Díaz, Rubén Cruz, Portu, Núñez, Jason (Santi Jara, min 53), Antoñito y Gonzalo

CD Lugo: José Juan, De Coz, C. Hernández, Dealbert (Pita, min 68), Manu, Seoane, D. López, Sergio Marcos, Pereira (Ferreiro, min 74), Campillo (Joselu, min 60) y Caballero

Goles:

1-0, min 34: Rubén Cruz.

2-0, min 93: Rubén Cruz de penalti.

Árbitro: Pizarro Gómez (Madrid)amonestó por los locales a Portu, Antoñito y Ortiz. Por los visitantes a Caballero, De Coz, Seoane, Ferreiro y Carlos Hernández.

Incidencias: Disputado en el Carlos Belmonte ante 6.631 espectadores.

 

La cita en el Carlos Belmonte reunía a dos conjuntos de similares planteamientos y meta común: el dominio del partido a través del balón y la gestión de la posesión eficaz. El CD Lugo buscaba su victoria ante un Albacete Balompié con alineación modificada con respecto al habitual planteamiento que Luis César Sampedro venía empleando en jornadas precedentes. Por parte lucense, Luis Milla disponía un once con inspiración combinativa, con Seoane, Sergio Marcos y David López en sala de máquinas, y el apoyo de Pereira y Campillo en el enganche, con el ya habitual Pablo Caballero en punta de ataque.

Primeros minutos de tanteo, con el conjunto local buscando sus opciones a través de la ruptura por banda derecha, donde contaba con sus hombres más veloces. Presión altísima de los de Sampedro, aunque el CD Lugo iba imponiendo poco a poco su mayor capacidad de construcción para salir desde atrás, aprovechando la amplitud del terreno de juego.

El conjunto albivermello comenzaba a crecer, asentando su juego, y buscando una réplica que llegaba en botas de Sergio Marcos, que engatillaba un disparo desde la frontal, enviando fuera por muy poco su intento. El ritmo de juego seguía aumentando, y pasado el cuarto de hora era César Díaz el que colocaba un peligroso centro raso que Dealbert lograba despejar in extremis y ya dentro del área pequeña. En la portería contraria, era Gonzalo el salvador local cuando Caballero, tras recibir el envío de David López, conectaba un pase de gol al que no llegaba Pereira por culpa del corte del central burgalés.

Pese al mejor momento de los gallegos, iba a ser el Albacete Balompié quien primero lograría conseguir ventaja en el encuentro. Nueva acometida de César Díaz, el hombre más peligroso del primer periodo, coloca un centro al segundo palo al que no llega José Juan por muy poco, y Rubén Cruz que cabeceaba a placer para hacer el primero. Jarro de agua fría para los de Milla que veían como la verticalidad de los albaceteños lograba abrir la, hasta el momento, impenetrable zaga visitante.

La segunda mitad ofrecería de entrada un CD Lugo ambicioso y vertical en busca del gol del empate. En la reanudación, los de Luis Milla iban a rozar el tanto en varias ocasiones. La primera, en un disparo de falta de David López que salía rozando el larguero rival; a continuación, una galopada en solitario de Caballero por banda derecha iba a terminar en mano a mano con el meta, aunque sin fortuna en la ejecución de un disparo que salía fuera con todo a favor. El equipo adelantaba líneas, e incluso la zaga probaba fortuna, en este caso con un disparo de De Coz que se escapaba por centímetros.

siareiros lugoCon el Albacete Balompié aprovechando las pérdidas de balón en salida y tratando de llegar en balones rápidos al espacio, el CD Lugo iba a mover su banquillo para dar otra vuelta de tuerca al encuentro. Joselu ingresaba en lugar de Campillo, y los visitantes pasaban a formar con tres puntas para aprovechar la distancia a espalda de laterales. Con el equipo buscando la máxima llegada posible, Milla iba a dar un paso más introduciendo a Pita en lugar de Dealbert, para facilitar una salida clara y oxigenar la línea de retaguardia.

La apuesta por el gol era clara y el CD Lugo intensificaba sus aproximaciones por ambas bandas en busca del empate. Más efectivos en ataque, y más aire fresco arriba con la entrada de David Ferreiro en lugar de Jonathan Pereira. Con el menudo jugador sumando fuerzas en la incorporación por banda, los de Milla echaban el resto en busca de una igualada que se resistía pese a las numerosas tentativas. Con Caballero como referencia, y bien arropado en los acercamientos, los albivermellos asumían el riesgo en ataque, frente a un Albacete Balompié que acomodaba su planteamiento a los contragolpes.

Pese a todo, el trabajo del CD Lugo no surtiría efecto; más aún, al filo de la conclusión, la carga de Carlos Hernández sobre Rubén Cruz dentro del área tras balón colgado, iba a ser penada por el colegiado con penalti a favor de los locales. El propio diez albaceteño iba a transformar la pena máxima en el segundo gol de la tarde con el que se ponía punto y final al encuentro.

Fotos: LFP