El Centro de Deportes Barco ha plantado cara de tú a tú al líder en un partido que empezó bien en juego pero mal en goles ya que en el descanso iba perdiendo 0-2, con dos golazos marcados por Herbert, pero que en una gran segunda parte y un final de locos, con tangana incluida, tutearon al líder que se adelantaba en el 92 pero Adil desataba la locura en Calabagueiros al empatar en el 98.

  • El mediapunta berciano David Álvarez abandona el CD Palencia por impagos y recala en el CD Barco
  • El estadio Calabagueiros renovará sus torres de luces gracias a la Deputación de Ourense que asumirá el coste de la obra que será de unos 100.000 Euros

 

Resultados y clasificación 

 

Primera parte mala por parte local que le tenía demasiado respeto al líder que estaba mejor asentado en el campo y que asustaba en sus llegadas. En el minuto 11 balón largo que le llega a Herbert que tras un gran control orientado se queda solo y remata a la escuadra tras una gran vaselina ante Macia. Poco antes del descanso y cuando mejor estaba el Barco, el Boiro tira de estrategia y Herbert volvería a demostrar que está para jugar en otra categoría y batía a Macía en otra preciosa vaselina. 

 

La segunda parte fue de dominio local de principio a fin encerrando al rival. Empezó con un penalti sobre derribo a Mitogo cuando encaraba al portero y lo transformaría Recamán para poner el 1-2 en el marcador. Seguiría el asedio local pero sin premio, que llegaría en el minuto 88 cuando un centro es rematado por Borja para llevar la locura a Calabagueiros. Rodri en la siguiente jugada pudo adelantar a los locales pero el mal control por el estado del césped desbarató la ocasión. Cuando parecía que terminaría así el partido ya que el árbitro añadió 3 minutos, en el minuto 92 otra contra y tercer tiro visitante es rematada por Sidi montándose una tangana entre banquillos. Cuando todo se calmó el Barco siguió en la suya y llegaría el premio de Adil al rematar un centro sólo en el área para poner el definitivo 3-3 en el marcador. Al final del partido otra tangana sin que pasase nada más que empujones.