En esta segunda jornada, nueve aficiones que han acudido en un gran número a los pabellones de nueve ciudades que disfrutan de baloncesto de élite, han regresado a casa con la sonrisa puesta después de nueve victorias locales.

Una Liga que engancha y que llena pabellones, como los que disfrutaron en el Gasca donostiarra del primer partido como local del RETAbet.es GBC. Colorido en las gradas para cerrar una jornada con partidos intensos, igualados, pero resueltos siempre con el apoyo de los aficionados locales.

En cuanto a actuaciones individuales, el viernes destacaron veteranos como Jordi Trías, jugadores consolidados como Borja Arévalo, ‘novatos’ como Tim Derksen o promesas como Maodo Nguirane. El sábado, Pep Ortega, Xavi Forcada, Andy Windler, Josep Franch,… han hecho las delicias de su público.

 

CRÓNICA:

Con un equipo hecho a última hora y no demasiado largo, el Cafés Candelas Breogán se encarama al liderato de la competición tras dos meritorias victorias, ésta última ante un siempre difícil San Pablo I. Burgos.

Además cuentan con el ‘plus’ de dos bases de grandísimo talento. En el primer cuarto el dueño del partido fue Juan Fernández, un jugador argentino que puede ser una de las sensaciones de la temporada. En el banquillo, el talento de Josep Franch, capaz de revolucionar o cambiar el ritmo de partido en cualquier momento. Precisamente tres tiros libres de Fernández cerraban un primer cuarto primoroso con un 28-19 que dejaba al equipo de Diego Epifanio muy tocado, este 28-19 del primer cuarto, con 9 puntos de Juan Fernández, marcó el ritmo de partido, con un Cafés Candelas repleto de confianza. En el segundo, tras unos ajustes defensivos y la aportación de Javi Vega y Edu Martínez, pudieron parar en parte el vendaval ofensivo de los lucenses.

Pero tras el descanso llegó otro ‘arreón’ del Cafés Candelas, con Franch en la batuta, Fakuade en la pintura y Gilling con la metralleta preparada. Siempre manteniendo los diez puntos de ventaja el equipo de Natxo Lezkano tiró de calculadora para controlar el marcador y enfriar un partido que iba en proyección de más de 100 puntos, para terminar con un último cuarto muy trabado (12-13) para cerrar la victoria, la octava de una jornada de color totalmente local.