Termina así una temporada en la que el equipo ilusionó durante la liga regular, manteniendo las opciones de terminar primero durante gran parte del curso, lo que le daría el ascenso directo,  pero que acusó el desgaste  llegando muy justos físicamente y factores como la baja de Fakuade, o la dureza de la eliminatoria inicial ante Palma, para llegar al límite de las fuerzas a la semifinal ante un Burgos en plena forma tras eliminar a Melilla por la vía rápida (3-0) pudiendo descansar unos días más que los celestes.

El San Pablo Burgos se ha metido en la gran final de la LEB Oro con un pleno de victorias. Seis victorias en seis partidos para un equipo que está consiguiendo su mejor momento de juego en este final de temporada. Y no han tenido un rival fácil los de Diego Epifanio; el Cafés Candelas Breogán ha estado en el partido hasta los últimos cuatro minutos con un juego tan atractivo como efectivo. Salva Arco tiraba del carro celeste para aguantar los primeros minutos intensos de los locales. Al descanso el 42-37 reflejaba la igualdad del choque con el San Pablo casi siempre por delante en el marcador pero sin ventajas significativas.

Desde el 2001/02 ningún equipo de LEB Oro remontaba un 2-0 en una serie de playoffs, pero los gallegos no perdían la esperanza. Los de Natxo Lezkano se agarraban al partido y entraban en el último cuarto con un 71-70 ilusionante tras una canasta de Bropleh. El acierto en los lanzamientos de tres (anotaron 11 de sus 27 intentos) les convertían en un equipo peligroso mientras que los castellanos se basaban más en la potencia de la pareja Vega-Huskic, que terminó con 37 puntos entre ambos. Precisamente Huskic y Soulade, dos de sus hombres más en forma, capitanearon un parcial de 9-0 que transformó el 81-77 en un 90-71 con minuto y medio por jugar. Era el momento de templar nervios y asegurar la victoria que les llevase a la final. Goran Huskic (19 puntos y 5 rebotes) fue el MVP del partido, con Alex López marcándose un 15+5 casi sin fallo.

 

FEB/CB Breogán

Comentarios