Con apenas tres interiores y sin haber podido entrenar más allá de un par de sesiones todos juntos parecía complicado que el Cafés Candelas Breogán pudiera rendir a un gran nivel en su primer encuentro oficial en Logroño pero ya había avisado Natxo Lezkano que este iba a ser un equipo de carácter y así pudo comprobarse sobre la cancha ya desde el salto inicial.

 

Y es que los primeros 10 minutos de partido fueron un auténtico vendaval celeste que noqueó por completo a un Calzados Robusta La Rioja que había comenzado el choque con ilusión gracias a un pequeño parcial (7-2). Pero esa primera renta no sirvió más que para espolear a un Cafés Candelas que con dos triples de Salva Arco y Jonathan Gilling dio muy pronto la vuelta al electrónico para dar paso a la tormenta perfecta (9-10). Con el danés “poniéndose las botas” desde el perímetro -con un 3+1 incluido- los parciales se incrementaron a favor de un Breo cuya renta se disparó al borde del descanso con otros cinco puntos a cargo de Sergi Quintela (19-29).

Pese a la desventaja, los de Antonio Pérez no perdían su valentía de cara al aro liderado por un Alberto Ruiz de Galarreta todo corazón pero cada canasta riojana encontraba como respuesta un nuevo golpe con mención de honor para un Sergi Quintela especialmente acertado (28-37). Trató de acercarse el equipo local en el tramo final de la primera parte a través de un considerable esfuerzo tomando cierto oxígeno en el marcador pero una vez más llegó la respuesta gallega con un Josep Franch que completaba un buen primer tiempo para mantener a los suyos por delante a base de anotación (41-54).

 

Y si importante había sido su labor durante la primera mitad, la reanudación volvió a tener a Josep Franch como protagonista con el primer triple de un segundo acto en el que las cosas se le complicaban por momentos a los locales. Con Jonathan Gilling caminando cómodamente por encima de la veintena de puntos anotados, los de Natxo Lezkano siguieron creciendo en un encuentro en el que, por si fuera poco, a los riojanos aún les quedaba por sufrir la embestida de Salva Arco.

Con el escolta catalán “on fire” el Cafés Candelas superó muy pronto la veintena afrontando ya el tramo final del encuentro con una mayor tranquilidad (55-77). Con todo decidido, los últimos zarpazos de Franch, Arco y Quintela terminaron por impulsar a los suyos hacia un liderato que ejercerá como todo un refuerzo moral a su trabajo (87-109).