ACB Photo / V. Salgado

Lugo, 6 abr (EFE).- El triunfo en Badalona supuso una inyección anímica para los gallegos, aunque no les sacó de las posiciones de descenso, en las que se encuentran con ocho victorias, las mismas que el UCAM Murcia, antepenúltimo, y una menos que Movistar Estudiantes y Herbalife Gran Canaria.

La victoria ante el Joventut ha sido la primera de Tito Díaz como entrenador del conjunto celeste desde que suplió en el banquillo a Natxo Lezkano y ahora intentará consolidarla en casa, aunque enfrente tiene al líder de la Liga Endesa. El Breogán ya ha sido capaz de derrotar esta temporada a otro coloso, el Real Madrid, aunque poco tiene que ver el equipo actual con el que derrotó a los blancos.

Las bajas han seguido mermando a los lucenses y esta semana, además de las confirmadas de Ricardo Úriz, Dragicevic y Henk Norel, han arrastrado molestias Cvetkovic, Sergio Vidal y Salva Arco, que están entre algodones. Eso sí, ha llegado a tiempo el refuerzo del internacional nigeriano Daniel Ochefu para fortalecer el juego interior del equipo tras su paso por la NBA y otras categorías norteamericanas.

Enfrente, el Breogán tendrá a un rival que buscará su quinta victoria consecutiva en la competición doméstica tras haber caído a principios de marzo ante el UCAM Murcia, uno de los rivales directos de los lucenses.

En Lugo, el balance entre ambos equipos ha sido muy favorable al Barcelona (3-17), que además es el equipo con mejor porcentaje de lanzamiento de tres puntos. José Antonio Martín, Martín Caballero e Iyán González serán los árbitros del encuentro que comienza a las 19.30 horas.

Antes del choque, se guardará un minuto en memoria de Jesús Lence, expresidente y máximo accionista del club y, en uno de los descansos, el Breogán rendirá homenaje a Juan Carlos Navarro, que tiene raíces lucenses, tras su retirada.