Foto: J.A . Garaikoetxea

Redacción deportes, 22 feb (EFE).- Todo hace indicar que el campeón de Liga saldrá del dúo que conforman el conjunto donostiarra y el Rocasa Gran Canaria, que figuran igualados a puntos al frente de la clasificación y que aventajan ya en seis puntos al equipo gallego.

Aunque por encima de la diferencia clasificatoria, las sensaciones dejadas este viernes por el Guardés, que encajó su tercera derrota en las cuatro últimas jornadas, evidenciaron la distancia que separa en estos momentos a la de José Ignacio Prades del Bera Bera y del Rocasa.

Una diferencia que el cuadro guipuzcoano apenas tardó un cuarto de hora en plasmar en el marcador con un contundente parcial de 7-1 que acabó con cualquier opción de victoria del Mecalia Atlético Guardés.

Contundente marcador que no aplacó la voracidad de las de Imanol Álvarez, que lideradas por la argentina Elke Karsten, máxima anotadora del partido con ocho tantos, dieron otro estirón en el marcador al inicio de la segunda mitad con otra parcial de 5-2, que elevó la renta del Bera Bera hasta los ocho tantos (18-10)

Una cifra que el Guardés, pese al empeño de la internacional Carmen Campos, la más efectiva de las gallegas, apenas pudo recortar como reflejó el 28-19 final.

Un resultado que permitió al Super Amara Bera Bera, que encadenó su séptima victoria consecutiva, mantenerse en la primera plaza de la clasificación, eso sí igualado a puntos con el Rocasa Gran Canaria.

El conjunto canario, que debía medirse con el Canyamelar, sumó los tres puntos sin necesidad de jugar el choque, tras la decisión de la Federación de dar por perdido por 0-10 el partido al equipo valenciano, tras no abonar en el plazo previsto la deuda que mantiene por el impago del fondo arbitral.