Fotos: ACB Photo

  • Juego coral de los de Pesic, con seis jugadores con dobles dígitos en anotación.
  • El Iberostar Tenerife sucumbió ante la intensidad defensiva del FC Barcelona y pagó su inconsistencia en el rebote, sus numerosas pérdidas y sus lagunas defensivas.
  • Colton Iverson y Tim Abromaitis, jugadores más valorados del encuentro.
  • El Tenerife metió el susto en el cuerpo al Barça Lassa con un parcial final de 20-33.

El FC Barcelona se ha convertido en el primer finalista de la 83ª edición de la Copa del Rey al doblegar (92-86) al Iberostar Tenerife en un partido en el que exprimió las carencias defensivas del rival y que dominó a partir del segundo cuarto para terminar con amago de remontada rival en el último.

Ambos conjuntos saltaron a la pista en unos primeros minutos de máximo respeto y tanteo de las capacidades de uno, con claro dominio de las defensas.

Tim Abromaitis contesta desde el perímetro a dos canastas de Pau Ribas y Thomas Heurtel para poner por delante el Iberostar Tenerife.

Superado el primer intercambio de golpes, el Barça Lassa aprovecha su férrea defensa, centrada en las líneas de pase y, a nivel individual, sobre Javier Beirán, para culminar varias canastas al contraataque y firmar un parcial de 8-0.

White detiene la sangría con un triple y la pareja interior Iverson-Gillet define para mantenerse a la estela de los azulgranas (15-12, min. 8). Staiger devuelve el parcial de 8-0 con un triple pero Pierre Oriola pone a los suyos por delante desde el tiro libre al final del primer cuarto (17-15).

Kyle Kuric inaugura el segundo parcial con dos triples y la entrada de Hanga otorga un plus e intensidad y defensa que espolea al Barça Lassa. El Tenerife no encuentra la forma de atacar el aro rival con facilidad, visiblemente nervioso y precipitado, y sus problemas para cerrar el rebote los aprovecha el cuadro blaugrana para seguir sumando.

Hanga y Tomic siguen taladrando el aro insular y Pangos hace saltar las alarmas ante la pasividad defensiva de los de Vidorreta (35-23, min. 18).

Foto: ACB Photo

Tras el paso por los vestuarios, el Tenerife sale mucho más eficaz en ataque, con Abromaitis como principal cabeza visible, pero con las mismas carencias defensivas de la primera mitad. Ribas y Claver apagan el conato de incendio desde la línea exterior y Tomic, sin oposición en la zona, ajusticia con canastas fáciles una y otra vez.

Los fogonazos de Richotti, Abromaitis, Bassas y Saiz son insuficientes para amenazar la hegemonía del FC Barcelona, que no solo mantiene sino que aumenta la renta antes del último y definitivo cuarto con un parcial de 11-2 (72-52, min. 30), dejando el choque visto para sentencia.

Los de Pesic iniciaron el último cuarto con la misma intensidad y no fue hasta mediados del mismo cuando levantaron el pie del acelerador, lo que permitió al Tenerife apretar y maquillar el resultado.

Así, el Barça Lassa defenderá su trono en la final de mañana, mientras que el Tenerife vuelve a caer en semifinales por segundo año consecutivo, aunque exhibiendo un gran nivel.