Rosalía de Castro EBA
Foto: Karen Pazos

El Baloncesto Fedesa logró este sábado su primera victoria de la temporada después de doblegar (88-69) en el Pabellón del Instituto Rosalía de Castro al CB Culleredo, invicto hasta el momento, en un partido muy intenso que se decidió en una casi perfecta segunda mitad de los locales.

La lluvia que tiñó Santiago de Compostela pareció afectar al Fedesa en los primeros minutos del partido en forma de chaparrón visitante. Una defensa paupérrima de los de Ángel Castro permitió al Culleredo dominar los compases iniciales (10-2, min. 3) desde el rebote y el acierto ofensivo de la dupla formada por Luka Bulashvili (22 puntos) y Trevin Woods (15 puntos y 10 rebotes).

Pablo Posse EBA
Foto: Jacobo León

Tras un tiempo muerto necesario, con soberana bronca incluida, el Baloncesto Fedesa se recuperó del bofetón inicial, cerró la defensa y consiguió romper el parcial negativo con varias conexiones ofensivas de la mano de Luis López (24 puntos) y Nilo Barreiro (16 puntos). Sin embargo, los problemas en el rebote defensivo permitieron demasiadas segundas oportunidades al Culleredo, quien siguió ajusticiando desde el interior a los locales para terminar imponiéndose en el primer cuarto (20-18).

Una nueva desconexión local propicia otro parcial para el Culleredo, obligando a Ángel Castro a pedir un nuevo tiempo muerto. La arenga del técnico devuelve la vida al Fedesa, quien consigue igualar el partido (35-35, min. 18) tras un tiro libre de Alejandro Harguindey. Pese a la mejoría a ambos lados de la cancha, los locales siguen siendo incapaces de cerrar el rebote defensivo y llegan al descanso por detrás en el marcador (36-38).

El paso por los vestuarios pareció no sentar bien a ninguno de los conjuntos. Un juego mucho más tosco, trabado y rocoso, con posesiones largas que no se llegaban a materializar por ambas partes. Con la defensa local neutralizando el movimiento del balón y el juego al poste bajo, el Culleredo encontró oro desde el perímetro. Tres triples de Bulashvili y Woods amenazaron con romper el partido en el ecuador del tercer cuarto (49-60, min.27). El Fedesa no se rindió y comenzó a remontar de forma paulatina desde que los triples visitantes dejaron de entrar. 57-60 al final del tercer periodo y todo por decidir.

Nilo Barreiro Rosalía
Foto: Jacobo León

El último y decisivo cuarto comenzó en las gradas, con la afición local apoyando a los suyos con intensidad. Y tuvo éxito: dos ‘air-balls’ consecutivos del Culleredo hacía presagiar un cambio en el ritmo del partido. Y así fue: un mayor control del rebote y del ritmo del encuentro que se tradujo en la primera ventaja de todo el encuentro para los locales tras dos minutos del periodo (62-60). El tiempo muerto visitante no tuvo ningún efecto y la sequía anotadora de los de Luis Garabal se prolongó durante siete minutos. Durante este tiempo, un recital ofensivo de Pablo Posse (16 puntos y 9 rebotes) marcó el caminar a seguir y siete puntos consecutivos (3+1 incluido) de Harguindey y Alfonso Mallo noquearon de forma definitiva a un Culleredo sin respuesta y que veía como se le iba un partido que tuvo en su mano y, con ello, su condición de invicto.

Fotos: Karen Pazos y Jacobo León

FEB

FEB