Foto: © Yuse

 

Ya lo dijimos en la previa, etapa de alta montaña con un puerto de categoría especial, pues así fue. Alonso Méndez, entrenador del Rosalía, cambiaba de desarrollo para afrontar las duras rampas que tendría que superar para sacar algo positivo contra un duro rival, el Pereiró.

Alonso salía con un 4-1-4-1 para intentar taponar la sala de máquinas de uno de los mejores equipos de la categoría, máximo goleador con una media de 7 goles por partido y, a la vez, equipo menos goleado.

Pues funcionó la táctica de Alonso, el partido estuvo muy igualado en todo momento, algo impreciso por ambos equipos al comienzo, pero según fueron avanzando los minutos cada uno intentó imponer su juego. Rocío, en uno de sus mejores partidos, se encargaba de desbaratar las de las jugadoras visitantes, mientras Ainhona era una espectadora ante algunos fallos no habituales de Zaira.

 

Hasta que llegó la clave del partido, el balón parado. Minuto 28 y falta al borde de la media luna, coloca el balón la especialista del Pereiró y Sabela la coloca donde no llega una atenta Rocío. Se adelantaban las visitantes y el mazazo recibido provocaba unos minutos de inseguridad para las locales, que no eran aprovechados en dos ocasiones muy claras de Paula Liño, que sola ante Rocío no acertaba a marcar.

Terminaban los primeros 45 minutos con una clara ocasión de Zaira que tampoco acertaba con la portería de Ainhoa.

Foto: © Yuse

En los segundos 45, un calco de la primera parte, una y otra vez lo intentaba Sabela Meno por la izquierda y una y otra vez Yanira cortaba sus internadas.

Los minutos pasaban lentamente y la sensación era de que las ourensanas podían dar la sorpresa y empatar el partido pero, al igual que la primera parte, aprovechaban una falta muy discutida al borde de la media luna. Esta vez Sabela aprovechaba para colocarla en la misma escuadra donde la estirada de Rocío no llegaba, 0-2.

El partido estaba dictado para sentencia aunque las pupilas de Alonso y Bolaño no desvanecieron pero el gol no llegó, esta vez por las intervenciones de Ainhoa.

Justo resultado para el entrenador del Pereiró, Pablo Argibay, que comentaba al final del partido «partido bastante disputado, el resultado justo, tuvimos bastantes ocasiones, ellas también tuvieron alguna en la segunda parte que resolvió nuestra portera». A su vez refrendaba lo visto sobre el césped «el partido fue muy igualado, los dos goles de balón parado. Partido muy bonito, se jugó al fútbol los dos equipos y con juego limpio».

 

Alonso Méndez, a pesar del resultado, salía contento del campo «muy orgulloso de las niñas, por todo del trabajo y como entendieron el planteamiento con y sin balón» y concordaba con su compañero en que el partido «se decidió por pequeñísimos detalles. Literalmente el partido nos lo ganaron por dos acciones a balón parado, dos faltas dos golazos».

 

La parte negativa, la lesión de Andrea, que a falta de las pruebas que le realizarán, Alonso dice que «seguramente ha sido un pequeño susto y seguramente que ahora con el parón que tenemos, que va a ser un poco largo vamos a recuperarla».

En cuanto al futuro, por primera vez en la temporada, el entrenador ourensano parece cambiar de discurso en cuanto a la posibilidad de jugar el playoff  «la intención claro, sobre todo después de ver lo que han evolucionado, por pretender soñar un poquito,  será el jugar la promoción porque se lo merecen».