EFF Rosalía/Foto: © Yuse

Pues no, no es un sueño ni un espejismo, es real, las ourensanas se apuntaron su quinta victoria consecutiva, lo que las afianza en el octavo puesto de la clasificación, pero viendo a cuatro puntos al cuarto clasificado, Atlántida Matamá B.

Zaira sigue en racha, Sabela ve puerta con asiduidad y Alba Rodríguez va cogiendo la forma. Parece que los astros se hayan alineado para ver el mejor fútbol del equipo ourensano a estas alturas de la temporada.

Alonso Méndez comentaba en la previa que el partido contra el Valladares B iba a exigir mucho a sus jugadoras sin balón y esa fue una de las claves del partido, como el mismo comentó al final del mismo «las niñas estuvieron genial desde el minuto uno, con una presión bastante agresiva para que no jugasen cómodas, muy concentradas, sobre todo sin balón».

 

Así empezaba el partido, el Valladares contaba con bastantes bajas pero la presión de las locales en la salida del balón del Valladares B provocaba que éstas no llegasen con peligro al área de Rocío.

Alonso sorprendió al técnico rival con un movimiento táctico que dio sus frutos en el minuto 32, Zaira que intercambió su posición con Patricia, recibía un balón entre líneas que la dejaba sola ante Raquel, a la cual regateó y marco a placer a puerta vacía.

Hugo Cestiño pedía más concentración a sus pupilas pero la maraña táctica propuesta por Alonso desbarataba todas sus jugadas. Ya, con el tiempo cumplido, Sabela Meno, ponía la puntilla a marcar el segundo.

La segunda parte, un calco de la primera, Alba Rodríguez entraba por Yadira para apuntalar el centro del campo, lo que suponía un movimiento de fichas, al pasar Patricia a la punta del ataque y Aldarita a la banda derecha. Todo esto provocó que, tan solo un minuto después, nuevamente Sabela aumentase su cuenta goleadora y colocase en el marcador un 3 a 0 que ya parecía insalvable.

A partir de ese momento Alonso daba entrada a Judith, Lucía y Aldara Sequeiros, cambios que provocaron una combinación de movimientos digna de un partido de ajedrez. Sabela y Andrea se colacaban en la derecha e izquierda del ataque y se convirtieron en auténticos puñales para las defensoras rivales.

Hugo Cestiño, al final del partido, daba la clave «a pesar de estar en cuadro el equipo local fue superior a nosotros, ellas intentaron imponer su fútbol y nosotros no. Ahora sólo nos queda resetear, trabajar y dar la enhorabuena al equipo rival».

Esta Rosalía parece ir en serio en esta segunda parte de la competición, las piernas ya no parece que pesen tanto como en a principio de temporada, las chicas vuelan.

Ahora toca seguir en esta línea positiva, esta semana toca descanso y en quince días visitar al Gondomar FB.