Hace cinco años la cantera del Club Ourense Baloncesto sufrió un gran cambio, una rotura y comunión en su estructura interna y donde desde ya hacía años el primer equipo vivió separado de los más jóvenes de la ciudad.

     La llegada de Gonzalo García de Victoria y Carlos Losada supuso la recuperación de ciertas bases, sin jóvenes y con una estructura muy deficiente teniendo que empezar de cero con apenas 40 jóvenes. Directiva y cuerpo técnico sentaron las bases de lo que iba ser, y esta siendo, una gran etapa.

     Hoy, sin detenernos en los años anteriores, nos sentamos con el Coordinador de la Base, Diego Seara.

     En su sexta temporada en el Club Ourense Baloncesto, al que llegó de la mano de Carlos Losada y Gonzalo García de Vitoria y bajo el mandato de Antonio Gavilanes, es ahora el responsable de continuar con los proyectos que en su día el mencionado Carlos y posteriormente Juan Norat desempeñaron para colocar al COB de nuevo en lo más alto del Baloncesto Gallego.

Carlos Domarco – Buenas tardes, antes de profundizar en la temporada actual, repasemos: 6º Temporada en el COB, ¿todas diferentes no?

Diego Seara – Hola, así es, todas muy diferentes, especiales y con sus cosas buenas y malas.

He tenido la suerte de crecer poco a poco y aprender de gente muy formada y con experiencia en clubes de baloncesto.

Comencé con una escuela de niños en la escuela del Pazo y ayudando al primer equipo  junior tras la separación, junto a Carlos Losada. Después continué haciéndome cargo del equipo cadete que curiosamente tenía en sus filas jugadores como Daniel Stefanuto, Guzmán Gómez, Pablo Blanco o Sergio Domarco entre otros.

Dos años después deje de entrenar para dedicarme a llevar toda la preparación física de la cantera desde los infantiles hasta los jugadores de Liga Eba.

Finalmente, desde la temporada pasada y con la marcha de Juan Norat asumí la coordinación deportiva del COB y hasta hoy.

CD –Ex jugador de cantera y debutante con el primer equipo en el 2003/2004, ¿Qué cambió en el baloncesto con respecto a los jóvenes de ahora?

DS – Muchas cosas, los físicos de los jugadores, la manera de jugar, incluso la mentalidad. Creo sinceramente que los jugadores han progresado técnica y físicamente, pero hay algo que ha hecho más vulnerables las ligas y con menor nivel. El carácter competitivo y la pasión por la profesión. Creo que la LEB Oro hace 10 años era más potente y había más competencia para poder llegar y ahora los jóvenes abandonan la practica a edades más tempranas. Todos debemos reflexionar porque repito, hay mejor materia prima pero menos ganas de invertir en esto.

 

CD –Coruña un lugar donde seguir creciendo y formándose ¿Qué nos puedes contar de esa etapa?

DS – Etapa muy bonita, tuve grandes entrenadores como Antonio Pérez, Miguel García, Gustavo Gago y Arturo Ferraces. Básquet Coruña fue un club muy importante y al que le guardo mucho cariño, me enseñó muchas cosas que no solo se aprenden en una pista de baloncesto. Tuve la suerte de vivir y participar de varios ascensos desde autonómica a nacional y luego EBA hasta el campeonato de la LEB Bronce. Ha sido un placer rodearme de jugadores de un gran recorrido entre el 2006 – 2011.

CD –Si no me fallan los datos, 30 años, retirada prematura pero siempre vinculado al deporte y en varios ámbitos ¿Qué lo impulsó a dar ese cambio?

DS –  Hubo varios factores, la carrera necesitaba un tiempo que el baloncesto de alto nivel me quitaba. No gocé de oportunidades y mi nivel tampoco era tan alto como para llamar la atención de otros clubes, mi tope estaba a caballo de la EBA y la Leb2 pero necesitaba continuidad y la competencia era altísima, los años pasaban y entendí que no llegaría a ser profesional del Baloncesto, me centré en retomar la carrera y formarme en otros ámbitos para abrir puertas laboralmente sin dejar nunca de practicar el baloncesto pero ya fuera del ámbito profesional.

Después comencé a trabajar, Socorrista, Entrenamiento Personal, Sporting Celanova Futbol, Pazo Dos Deportes y sí, cuando tu trabajo depende de tu físico, el baloncesto paso a un plano casi inexistente en cuanto a la práctica como jugador.

CD –Centrémonos en lo actual, sin el COB B como referencia, ¿Cuál es la estructura y qué aspectos positivos saca?

DS – Lamestructura podríamos decir que se mantiene, salvando las distancias, tenemos un equipo senior vinculado donde nuestros juniors trabajan más horas y tienen oportunidad de jugar dos partidos los fines de semana. Pero claro, es un nivel mucho más bajo y enriquece menos que tener un filial propio en la liga EBA. Como cosas positivas seguimos manteniendo una gran oferta deportiva en cuanto a horas invertidas en los chicos, las escuelas han crecido de niños y niñas, y hemos conseguido tener una nueva escuela.

También destacar que el servicio de fisioterapia es un puntazo para la cantera, y que mantenemos entrenamientos técnicos individuales gracias a Pablo Quintas y Miguel González, delegado y segundo entrenador del equipo LEB ORO. Por último y anecdótico, aunque muy reconfortante, este año somos el único club que tiene a todos sus equipos y categorías desde Mini-basket hasta Junior compitiendo en la Liga Gallega.

En conclusión, no estamos nada mal, venimos de 4 años muy buenos pero funcionamos bien.

 

CD –¿Entonces hay un cambio de objetivos o siempre fueron los mismos?

DS – En mi opinión los mismos, entrenar mucho, lo mejor que se pueda, mantener la ilusión a los chicos en el Baloncesto y que evolucionen de manera individual y colectiva para que podamos competir y exista competencia entre ellos y sus rivales. Eso favorece a que aparezcan jugadores interesantes de Ourense. 

CD –Por último, ¿Cómo te sientes en el club? ¿Hay Proyectos de futuro a corto/medio plazo?

DS – Me siento muy bien, podemos mejorar y debemos hacerlo, cada año tengo fallos nuevos y también aciertos. La experiencia está siendo muy positiva y me veo con ganas y fuerzas de seguir. Hay proyectos, pero esta claro que debemos ir despacio, crecer seguros y poco a poco. Que el primer equipo vaya tan bien ayuda y mucho y debemos trabajar con ilusión para intentar nutrir de nuevo al primer equipo o ayudarlos en todo lo que precisen. Es muy ilusionante y un orgullo que estos últimos 4,5 años hubiera tantos jugadores Ourensanos coqueteando con los grandes, este año Gabriel Preotu y Diego López han tenido oportunidad de ver el gran nivel que tiene la LEB ORO.

     Bueno, ha sido un placer charlar sobre la base y conocer un poquito la estructura del Rio Ourense Termal y saber que se sigue trabajando para sacar jugadores jóvenes lo más arriba posible y mantener a los chicos vinculados al deporte con los valores y beneficios que conlleva.

     Esperamos que la cantera siga aportando su granito de arena a este deporte y a la ciudad que tantos éxitos deportivos ha visto ligados al Baloncesto.

Comentarios