A Coruña, 4 dic (EFE).- El entrenador del Deportivo Abanca, Manu Sánchez, afirmó que encara con optimismo la cita con el Eibar porque su equipo está «con mucha energía» a pesar de ser el colista de Primera Iberdrola con ocho derrotas en otras tantas jornadas disputadas.

«El equipo está con muchas energías y ganas para revertir la situación. Las chicas están con una energía diferente y vamos a ver si somos capaces de darle la vuelta», explicó en una rueda de prensa telemática.

Sánchez explicó que después de la temporada del debut en la máxima categoría, en la que el Deportivo fue la revelación, ahora está «viendo la otra cara de la moneda».

«No podemos bajar los brazos ni dejar de intentarlo», advirtió el preparador blanquiazul, quien pronosticó «un partido feo» contra el Eibar, «primero por la meteorología» y, después, por jugar en un campo de hierba artificial».

Del equipo vasco dijo que es «muy aguerrido, con un fútbol muy directo, muy correoso y que no da ningún balón por perdido».

«Eso nos va a obligar a ciertas cosas. vamos a ver si somos capaces de sorprenderlas con una versión diferente», afirmó.

El técnico confirmó las bajas por lesión de Esther Sullastres, «que ya llevaba varias semanas arrastrando un problema en el hombro un poco complicado»; y la lateral Kenni Thompson, con «un problema muscular en la cadera».

La guardameta del Deportivo Abanca B Jessica es la principal novedad en la convocatoria de Manu Sánchez, quien anunció que ante el Eibar pretende que se vea un «Dépor diferente, combativo, con unas soluciones futbolísticas no habituales» en el equipo, pero que espera que le sirvan para «ganar el partido» en Unbe este sábado al mediodía.