Foto: Carlos Domarco

 

El Sala Ourense afronta este sábado una de las salida más complicadas de la Liga. La visita a Guardo se antoja muy complicada y más si vemos que en casa cuentan sus partidos por victorias salvo un empate ante Xove (2-2), de los tres empates que llevan en Liga, dos han sido ante el equipo de Lugo y su única derrota en cancha del líder, Atlético Benavente.

En casa son un equipo temible en cuanto efectividad se refiere, de los 96 goles a favor que llevan en Liga, son el máximo realizador de la categoría, 64 los han marcado en el Municipal de Guardo. En cuanto a goles en contra, son el tercer equipo menos goleado con 47 tantos empatados con el Tres Cuñados, 25 de ellos en casa, 6 la jornada pasada en el empate (6-6) ante Xove.

Por si empresa no estuviese complicada, Kike García vuelve a tener el equipo en cuadro y no podrá contar con Tizón, Raúl Rivero, Édgar, David Bermejo, Martín y Guede, por lo que viajará con tres jugadores del filial.

En el partido de la primera vuelta en Os Remedios, los palentinos se llevaron los tres puntos con un 2-5, en un partido en el que los ourensanos cayeron con garra y coraje tras un gran partido que tuvo ocasiones, palos, goles, paradas, expulsiones y polémica.

 

Los ourensanos están en un cómoda 8ª plaza con 30 puntos tras 10 victorias y 9 derrotas, más de 14 puntos sobre el descenso. El equipo se concentrará como siempre en la Cafetería Arábica, patrocinador oficial del club, este sábado a las 12:00 horas.A las 13:00 horas está previsto una parada comer en el Restaurante Brasil de Verín, patrocinador oficial del club, antes de partir de viaje hasta tierras palentinas.