A Coruña, 17 dic (EFE).- La Asamblea de Accionistas del Deportivo ha sido el escenario de la presentación de la candidatura de Fernando Vidal, con el apoyo de la entidad financiera Abanca, principal acreedor del club, para sustituir al actual dirigente, Paco Zas, que presentó su dimisión la semana pasada pero será efectiva en enero.

Hasta esa nueva Junta de Accionistas, el todavía presidente le ha tendido la mano a Vidal y a otros, si surgen más candidaturas, para consensuar fichajes para reforzar al equipo, colista de LaLiga SmartBank.

Zas recordó que «por cuestiones legales hay un plazo» que le obliga a hacer elecciones el 14 de enero (debe convocarse un mes antes), si bien también se ofreció a ir avanzando temas en común.

«Dado el apoyo que ahora mismo tiene (Vidal) de los grandes accionistas, especialmente de nuestro principal socio financiero, al que siempre debemos estar agradecido, que es Abanca, no cabe duda que tenemos que abrir las puertas del club, esperar a que nos propongan soluciones, operaciones», dijo.

La Asamblea, en la que todos los puntos se aprobaron con porcentajes superiores al 86 %, coincidió en hora con el partido de Copa del Rey del Deportivo ante el Illueca (en el que el equipo puso fin a una serie de 19 partidos sin ganar), aunque comenzó con más de 40 minutos de retraso.

El abogado que prestó servicio al Deportivo en la etapa de Augusto César Lendoiro y después se postuló a sustituirle, Germán Rodríguez Conchado, solicitó en el inicio de la Junta que en ella se votara el cese del Consejo, que hace una semana convocó una junta para enero en la que se procederá a hacer efectiva su dimisión y nombrar a sus sustitutos, pero no prosperó.

El ambiente fue caldeado en el recinto de Palexco desde que se constituyó la Junta, con gritos de «fuera, fuera» especialmente de un sector muy crítico que se ubicó en la parte alta del auditorio.

En total, se dieron cita 472 accionistas, con el 31,498 % del capital social en una sala en la que estuvo presente Fernando Vidal, exconsejero del club, excandidato a la presidencia y que aprovechó su intervención en el turno de ruegos y preguntas para anunciar su candidatura para dirigir la entidad blanquiazul con el beneplácito de la financiera Abanca.

«Lo hacemos en uno de los momentos más delicados y difíciles de nuestra historia, por responsabilidad y compromiso. Sé que no tengo nada que ganar y mucho que perder», comentó.

Consideró también que es «momento de olvidar rencores e ir en la misma dirección» porque «todos unidos» serán «más fuertes».

«No vamos a dejar morir a nuestro club», enfatizó Vidal, quien anunció que trabajará desde ya «para superar el difícil recto de salvar la categoría» y reforzará la plantilla.

A la Junta también acudió Lendoiro, que en las últimas semanas sugirió un ‘Consejo de Salvación’ para el Deportivo, con los máximos accionistas, representantes del principal acreedor, Abanca, y él mismo, hasta un total de seis miembros.

Zas pidió al deportivismo en la Asamblea que el propio equipo no se entierre antes de tiempo y apeló a las opciones de mantenerse en LaLiga SmartBank a pesar de ser el colista y estar a nueve puntos de la permanencia.

El dirigente reconoció que de un resurgir en el césped «depende en buena medida» el futuro del club y pidió unidad y «dejar de hablar de culpables» porque «este club necesita tranquilidad, estabilidad, apoyo unánime y soluciones constructivas».

La entidad blanquiazul presentó un pasivo de 106 millones de euros, con una deuda a largo plazo de 78,33 millones y de 10,53 a corto plazo (88,86 millones en total) y mueve esta temporada un presupuesto de más de 30 millones.