Nada más pisar tierras gallegas, Calderón puso rumbo a Ferreiras de Pantón, al Hotel Oca Augas Santas Balneario & Golf, donde descansaría las dos próximas jornadas. Estando tan cerca de la Ribeira Sacra, la primera cena para el protagonista tenía que ser en la Bodega Vía Romana, miembro del Club de Empresas Obradoiro, con visita a sus instalaciones incluida.

 

Esta mañana, la expedición partió desde Monforte de Lemos, donde el director general del Monbus Obradoiro, José Luis Mateo, dio la bienvenida al protagonista: «Estamos muy contentos de que estés aquí con nosotros. Vas a vivir una experiencia única. Descubrirás paisajes únicos y una gastronomía estupenda. Vas a disfrutar de unas conversaciones con gente que ha sido importante en tu trayectoria, así como también tiempo para pensar contigo mismo. Esto hará de esta experiencia algo que recuerdes. Corbalán ha querido estar hoy aquí contigo para cederte el testigo. Él ha tenido una trayectoria anterior a ti, que después has continuado. Los dos habéis tenido una trayectoria magnífica y ahora que vivimos tiempos difíciles necesitamos un tipo de liderazgo como el que habéis tenido los dos a lo largo de vuestras carreras deportivas. Un liderazgo con el ejemplo, poniendo el colectivo por encima de lo individuales y haciendo mejor a la gente que teníais a vuestro alrededor».

 

Por su parte, Juan Antonio Corbalán, que disfrutó de la estancia y vistas del Parador de la localidad, hizo entrega del bastón de peregrino: «Esta entrega simboliza muchas ilusiones y sueños de gente ‘pequeña’ que ha sido capaz de hacer una tradición tan arraigada como esta para el baloncesto en España. En este Camino no solo están las ilusiones de un pueblo gallego, sino las de un club que nos pilla a nosotros más cercano. Somos conscientes del trabajo que hay que hacer para conseguirlo. Y eso es lo que simboliza esto. El trabajo hecho poco a poco para poder llegar a Santiago. El itinerario y la carrera más larga del mundo necesita siempre de un primer paso. Hoy es el primer paso y espero que tengas un buen Camino».

 

Calderón agradeció las palabras de ambos y confesó estar feliz «por pensar en mí para hacer este Camino. No he empezado y estoy deseando arrancar con vosotros. Nos toca disfrutar y seguir de esta tradición».

 

Por delante una primera etapa larga para el protagonista y su expedición, que disfrutaron de los increíbles paisajes. Tras dejar las tierras monfortinas, el Camino se dirige a las de Pantón y las de O Saviñao, en la que apreciaron numerosas iglesias románicas.

 

Tras la subida, y ya en la planicie por la parroquia de Fión, el camino va descendiendo suavemente hasta la iglesia románica de San Paio de Diomondi. A partir de aquí, comenzaría la brusca, pero increíble bajada hasta Belesar, donde las vistas mostraron a la expedición los viñedos que cuelgan a ambas orillas del Miño.

 

Pero no estaba todavía todo hecho. Al cruzar el puente de Belesar, comenzaría el fuerte ascenso de casi 3km, que la expedición consiguió superar con creces gracias al apoyo del grupo.

 

Antes de enfilarse hacia el final de la etapa, el equipo paró en la Bodega Vía Romana, donde el conselleiro de Cultura y Turismo, Román Rodríguez, y el alcalde de Chantada, Manuel Lorenzo Varela, además del resto de acompañantes, les esperaban para darles la bienvenida, hacerse una fotografía de familia y acompañarlos en los últimos kilómetros.

 

El grupo puso rumbo a su destino, donde fueron recibidos por el presidente del UCAOGA CB Chantada, Chicho, además del capitán del equipo, que hizo entrega a Calderón de una camiseta del club.