Foto: CD Lugo

Lugo, 27 dic (EFE).- El nuevo entrenador del CD Lugo, Curro Torres, ha pedido «ambición» a sus jugadores, la misma con la que él llega al equipo, y también ha recordado este viernes en su presentación que llevaba dos años negociando su incorporación a la entidad rojiblanca, unas conversaciones que esta vez sí han acabado con éxito.

«Llevamos dos años para un acuerdo», explicó Torres en su comparecencia, que comparó su flirteo con el Lugo con las relaciones de pareja: «Vamos conociéndonos hasta que al final llegamos a buen puerto».

El nuevo preparador del Lugo, que se ha comprometido hasta final de temporada, afirmó que ahora tiene «mucho más conocimiento de dónde» está y dijo que eso para él es «importante».

También señaló que asume el banquillo del equipo gallego con el propósito de «sacar el máximo rendimiento y los máximos puntos posibles para conseguir los objetivos marcados», la permanencia.

Consideró que tiene «una gran plantilla, con margen de mejora» y dijo que, «si no pensase eso, no estaría» en el equipo.

«Hay buenos futbolistas y tengo entendido que es un buen vestuario. En ese sentido estoy tranquilo», aseguró.

Advirtió de que es una persona «ambiciosa, exigente, valiente» y a la que le «gusta que los equipos sean protagonistas, que los futbolistas se atrevan a hacer cosas» para así «enganchar» a la afición.

Con respecto a los anteriores equipos a los que entrenó en Segunda, el Lorca y el Córdoba, señaló que el Lugo cuenta con un proyecto con «los mimbres bien guiados».

A su lado, el secretario técnico del club, Manolo Mandiá, comentó que la decisión «de cambiar de entrenador» ha sido «meditada y responsable».

«Viendo los números de la primera vuelta, creíamos que había que dar un cambio al equipo», apuntó.

Destacó la «ilusión que tiene» Curro Torres y el «conocimiento de la plantilla» por lo que le consideró «la persona adecuada para pegar un cambio», ya que, en su opinión, hay «tiempo suficiente para que el equipo evolucione».