Vigo, 27 feb (EFE).- El argentino Eduardo Coudet, entrenador del Celta de Vigo, destacó este sábado la trascendencia del partido que este domingo enfrentará a su equipo con el Real Valladolid, un rival directo al que aventajan ahora en ocho puntos, los mismos que le separan de la zona de descenso.

“Somos conscientes de que no es un partido más, más allá de que queda mucho y no determina nada. Tenemos claro que es un partido contra un rival directo y que sería importante ganarlo. Lo hemos preparado como tal. Ojalá salga en el campo todo lo que hemos preparado”, comentó en su comparecencia ante los medios.

El técnico celeste advirtió de que el Valladolid se lo pondrá “difícil” a pesar de que no gana en LaLiga desde el pasado 2 de enero, y apuntó a la “concentración” como una de las claves para derrotar al conjunto dirigido por Sergio González.

“Creo que llegamos de muy buena manera y espero que lo ejecutemos. Por mi cabeza pasa respetar al rival, adaptarnos a lo que pida el partido. La premisa es tratar de imponernos con nuestra idea, ser protagonistas”, puntualizó Coudet, para quien lo más importante es que su equipo sea capaz de “sostener” su idea de juego ante un rival que siempre le complica la vida.

Insistió en que un triunfo ante el equipo pucelano pondría a los suyos “en una mejor situación” para sellar cuanto antes el objetivo de la permanencia, no descartó la “posibilidad” de que Brais Méndez ocupe el puesto del sancionado Nolito en la banda izquierda e incidió en la figura de Iago Aspas como el jugador “más determinante” de su plantilla.

“Nos da un plus, nos pone en un lugar diferente. Esa es una realidad que nadie puede discutir”, manifestó Coudet, a quien no le convence la utilización del VAR porque “hay cosas de interpretación para determinar la misma jugada”.