Celta y Real Sociedad se ven las caras en Balaídos en un duelo entre dos equipos que aspiran a jugar competición europea. Los donostiarras llegan frenados por sus dos últimos empates y están a 7 puntos de los gallegos

  • Los vigueses quieren recuperarse del desastre del Bernabéu y alejar a un rival directo

 

El fútbol tiene un plus de emoción cuando abraza entre sus brazos a viejos conocidos, que se reencuentran después de años y en situaciones bien diferentes. Balaídos será testigo del regreso de Eusebio Sacristán, que dirigió al conjunto céltico durante temporada y media y en la que cimentó las primeras piedras de un proyecto que confió en la cantera y sufrió, para acabar recogiendo resultados.

Reencuentros aparte, el partido será una final en la lucha por Europa. Con 10 jornadas por disputarse, las luchas por diferentes objetivos están bien definidas. La Real Sociedad, tras un mal comienzo, recuperó el pulso de la mano de Eusebio, encadenando cuatro victorias consecutivas que los acercaban a Europa. Los últimos dos empates frenaron la racha de los donostiarras y están a 7 puntos de la última plaza que da acceso a Europa League.

El Celta, que cierra esos puestos de acceso a Europa, se ha confirmado como una de las grandes revelaciones de la Liga. Un inicio de ensueño llevó a los vigueses a coquetear con la Champions, pero la temporada, con la disputa de la Copa del Rey, ha ido pasando factura a la plantilla. El equipo aspira a colarse en Europa League y cuenta con un margen importante. Plantel y cuerpo técnico quieren recuperarse tras la goleada que cosecharon la pasada semana en tierras madrileñas, en la que una mala segunda parte condenó a los de Berizzo.

Eusebio llega a la cita con las bajas de Granero, por acumulación de tarjetas, y Canales y Agirretxe, por lesión. Vela entrará finalmente en la convocatoria después de que la plantilla pidiese al técnico su regreso. El mexicano se mostró arrepentido y pidió perdón por su escapada nocturna a Madrid y sus compañeros lo aceptaron. La importancia del partido obliga a contar con los mejores y el delantero lo es.

Las bajas vuelven a mermar a los olívicos. Berizzo no podrá contar con Pablo Hernández, que se lesionó durante el último encuentro. El Tucu, pieza clave en el esquema del preparador argentino, estará mes y medio de baja. Fontás, que lleva toda la temporada en el dique seco, sigue en proceso de recuperación y no hay noticias de posible regreso. Orellana, sancionado, tampoco podrá ser de la partida. El técnico recupera a Cabral, tras cumplir sanción y convoca al canterano Borja Fernández.

Oyarzabal, gran revelación de la temporada en el conjunto txuri urdin, el canterano se ha afianzado y formará de inicio en ataque junto a Vela y Jonathas. En la medular, Rubén Pardo y Xabi Prieto llevarán las manijas con Illarramendi cerrando. Atrás Diego Reyes se ha asentado como pareja de Iñigo Martínez, con Yuri y Elustondo en los laterales y Rulli bajo palos.

Sergio Álvarez recupera su puesto en la portería, tras la rotación en el último encuentro. El regreso de Cabral al centro de la zaga permitirá a Hugo Mallo regresar al lateral derecho y por consiguiente que Jonny ocupe el izquierdo. En la medular, Wass y Marcelo Díaz formarán en el doble pivote. En ataque, las bandas serán para Nolito y Bongonda, con Aspas de volante y Guidetti en punta.

Una final que puede dejar a la Real Sociedad por encima de la decena de puntos y permitir a los olívicos acercarse a su sueño o, por el contrario, que el Celta vea reducida su ventaja con sus perseguidores. El objetivo invita a pensar en un encuentro muy disputado y con goles. En la ida, los gallegos vencieron por 2-3 en Anoeta.

 

Alineaciones probables:

RC Celta: Sergio Álvarez; Hugo Mallo, Cabral, Sergi Gómez, Jonny: Wass, Marcelo Díaz; Nolito, Aspas, Bongonda; y Guidetti.

Real Sociedad: Rulli; Elustondo, Reyes, Iñigo Martínez, Yuri; Illarramendi, Rubén Pardo, Xabi Prieto; Oyarzabal, Vela y Jonathas.

Árbitro: Martínez Munuera (Comité Valenciano)

Estadio: Balaídos, 18.15 horas.