[alert type=”success”]

FICHA TÉCNICA

RC Celta: Rubén; Hugo Mallo, Cabral (Jonny, min. 50), Fontás, Roncaglia; Wass, Radoja, Marcelo Díaz,; Aspas (Sergi Gómez, min.89), Guidetti (Rossi, min. 70), Bongonda.

D. Alavés: Pacheco; Kiko Femenía, Laguardia, Feddal, Theo; Llorente, Manu García; Edgar (Vigaray, min. 77), Camarasa (Sobrino, in.87), Ibai (Alexis, min. 49); Deyverson.

Goles: 1-0, Radoja, minuto 89.

Árbitro: Melero López (comité andaluz). Expulsó a Feddal por doble tarjeta amarilla en el minuto 46. También amonestó a Cabral y Fontás por parte del Celta; a Kiko Femenía, Alexis, Theo y Edgar por el Alavés.

Incidencias: partido correspondiente a la 18ª jornada de La Liga Santander disputado en el Estadio de Balaídos ante 15.723 espectadores

[/alert]

 

Balaídos acogía un duelo de conjuntos invictos en este 2017 y lo hacía además con la igualdad reinante entre ambas escuadras en la tabla. Los locales acabaron imponiéndose merced a un gol de Radoja en el minuto 89. La expulsión de Feddal lastró a un Alavés que dio la cara y puso en aprietos a los gallegos.

El duelo comenzó con dominio de los de Berizzo, que desde el inicio trataron de imponer su ley, tanto en la movilidad y posesión del cuero, como a la hora de buscar con insistencia la meta local. Se encontraron con un cuadro vitoriano muy bien plantado sobre el terreno de juego y que apenas hizo concesiones, se cerró bien y buscó sus oportunidades a la contra y en jugadas colectivas.

Los de Pellegrino adoptaron un fútbol que incomodó al Celta en todo el terreno de juego, ahogando la creación y presionando para evitar que los olívicos buscasen a sus hombres objetivos. Le salió bien la jugada al cuadro del conjunto vasco, que durante casi 90 minutos impidió a los gallegos ver portería. El Celta lo intentaba por la banda de Bongonda y por mediación de Wass y Aspas. El de Moaña tuvo la primera, pero Pacheco detuvo. La más clara de la primera mitad estuvo en las botas de Guidetti, que batió a Pacheco, pero el colegiado anuló la jugada por fuera de juego.

 

Tras el paso por vestuarios llegó la expulsión de Feddal por una entrada sobre Aspas. Segunda amarilla para el zaguero y el Alavés con uno menos. Lo aprovecharon los locales, que se vinieron arriba y generaron mayor peligro. Roncaglia tuvo una oportunidad de oro a bocajarro, pero su chut, con todo a favor, se marchó alto. Pasaban los minutos y no llegaba el gol. Aspas no acertaba a ver portería en un centro de Hugo Mallo y poco después era el lateral el que se encontraba con el poste.

Theo Hernández puso a la parroquia olívica en llamas en una jugada personal que salvó Rubén Blanco. Fue el prolegómeno al gol de Radoja, que aprovechó un error de Marín para cazar un balón, sentar a su par y anotar el tanto de la victoria.

 

Con este resultado, el Celta sigue sumando hacia los puestos europeos, de los que se queda a 2. El Alavés se descuelga, pero se mantiene en la zona media de la tabla. Ambos deberán centrarse ahora en la Copa.

 

 

Comentarios