• Reclama poner “los cinco sentidos” para sacar adelante el choque de mañana antes de centrarse en la visita a la complicada pista del Saint Omer

Veterano de un equipo muy joven, Carles Grau sabe bien que lo importante después de una derrota es seguir trabajando, aprender de los errores y pensar en volver a ganar cuanto antes. Tal vez por ello, el meta del Deportivo Liceo no esconde que “sabíamos que tarde o temprano llegaría la primera derrota en la Ok LIga, pero lo fundamental ahora es seguir entrenado y seguir mejorando porque la competición es muy larga y debemos mantener el buen nível que hemos dado”.

Sin querer pararse mucho ya en el choque ante el Taradell, el ex del Porto asegura que en la cita que puso fin a la racha de diez victorias consecutivas del cuadro herculino “hubo momentos en los que jugamos bien, lo único que la bola no quiso entrar. Sabemos que debemos ser más efectivos de cara a gol y vamos a tratar de conseguirlo”.

Sin tiempo a pensar mucho en lo ocurrido hace una semana, los de Juan Copa cerraron esta mañana la preparación de la visita del Caldes (domingo 8, 12 horas Riazor), un rival del que Grau apunta que “tiene buenos jugadores, gente de gran nivel,  que llevan jugando juntos desde hace un par de años  y que nos podrán las cosas muy complicadas si no salimos a la pista con los cinco sentidos puestos”.

En cuarto lugar, el cuadro catalan, que llegará el domingo por la mañana en avión suma en la actualidad 7 jornadas sin conocer la derrota y tiene garantizado el billete para la Copa del Rey.

“En casa tenemos que ser muy fuerte y seguir sumando victorias. Después ya pensaremos en el partido complicado que tenemos en Saint Omer, una pista difícil, con un público que aprieta y que conozco bien de visitarla el año pasado”, advierte el meta liceísta.

Para después, y antes del parón de las Navidades, el cuadro de Juan Copa se tendrá que ver las caras al Reus y al Barcelona lejos de Riazor. “Son partidos duros, para los que debemos prepararnos bien, pero son de esos encuentros bonitos, que gusta jugar y que hay que saber disfrutar”, concluyó Carles Grau.