Foto: María González / FEB

No está siendo un inicio de temporada nada fácil para el Marín Peixegalego. El club pontevedrés tan solo ha conseguido sumar un triunfo en nueve partidos y se ha instalado en la zona de descenso a LEB Plata. Con el inminente peligro del descenso en el horizonte, la directiva no ha tardado ni un segundo en buscar revertir una situación que puede convertirse en irreparable de seguir así.

Y el primer cambio ha afectado a la plantilla, con un cambio de cromos en el juego interior. El Peixegalego ha anunciado la rescisión del contrato de Diago Quinn, en cuyo lugar ha aterrizado el pívot croata Filip Toncinic.

El pobre rendimiento del interior dominicano ha obligado a la directiva del cuadro gallego a apostar por Toncinic, un veterano pívot con pasado LEB Oro en las filas del San Pablo Burgos.