Ficha Técnica
2 – Real Betis: Adán; Barragán, Mandi, Feddal, Durmisi; Javi García; Joaquín (Boudebouz, m.82), Narváez (Camarasa, m.51), Guardado, Tello (Sanabria, m.72); y Sergio León.

1 – Deportivo: Pantilimon; Juanfran, Arribas, Schär, Fernando Navarro; Guilherme (Fede Valverde, m.54), Bakkali (Luisinho, m.70); Fede Cartabia (Lucas Pérez, m.77), Celso Borges, Adrián; y Florin Andone.

Goles: 1-0, M.14: Joaquín. 1-1, M.23: Fede Cartabia. 2-1, M.76: Joaquín.

Árbitro: Alberto Undiano Mallenco (Comité Navarro). Amonestó a los visitantes Guilherme (m.27), Fernando Navarro (m.59) y Luisinho (m.78), y a los locales Durmisi (m.49) y Adán (m.94).

Incidencias: Partido de la cuarta jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Benito Villamarín ante algo más de 46.000 espectadores.

Partido vistoso el que se ha vivido hoy en el Benito Villamarín entre un Real Betis repleto de talento, en el cual comienzan los engranajes a girar tras la puesta a punto, y un Deportivo de A Coruña que sigue sin conocer la victoria en esta temporada, y que a priori, llegaba a un estadio favorable a sus intereses, ya que no había  perdido en liga en Heliópolis desde el año 2005, pero con cuantiosos cambios, especialmente, la ausencia de Sidnei en la convocatoria por primera vez desde su llegada hace 4 años.

El planteamiento de uno y otro equipo reflejaba las intenciones de los entrenadores. Por un lado, un Betis dominante y buscando la posesión en campo contrario por medio de Narváez y un exblanquiazul, el mexicano Guardado, mientras que por otro lado, el Dépor se replegaba en una franja de 35 metros, en la cual cedía las bandas intentando aprovechar un supuesto poderío aéreo de sus centrales e intentando cazar una contra con la velocidad de hombres como Bakkali y Cartabia.

Poco habría de tardar el plan de Mel en saltar por los aires, pues en el minuto 14, tras una nueva subida de Barragán, el centro de este rematado por Sergio León se encontraba con una dubitativa mano del rumano Pantilimon, quién se estrenaba en la titularidad, y el consiguiente rechace lo cazaba el capitán Joaquín, muy inteligente a lo largo del partido.

Se estiraba así el conjunto coruñés tras constatar lo erróneo de su táctica, pues de nuevo se adelantaba un conjunto rival, algo que comienza a ser tradición por A Coruña y en lo que Mel deberá trabajar a conciencia. Así, de este modo, lograba el empate el Dépor tras trallazo de un Borges haciendo gala de brazalete y buenas maneras, que se estrellaba en el larguero y una segunda jugada en la que Cartabia superaba a Adán con un tiro cruzado. Hasta ese momento, el Betis era señor y amo del partido con un75% de posesión. Nada de justicia poética, simplemente fútbol.

Así transcurría la primera parte, con un Betis comandado por Guardado y Joaquín, ambos secundados por un inconmensurable Zou Feddal, dueños del balón y del partido, pero empatados en lo importante, los goles del marcador, y un Dépor que vivía de las arrancadas de Cartabia y el errante Bakkali desde la mediapunta, tras padecer el ostracismo futbolístico en su periplo por las bandas blanquiazules –hoy negriazules-, y los pases en largo de Schär. Pronto el pié de este suízo estará expuesto en el museo coruñés entre la Liga y las Copas.

Es necesario hacer aquí, en esta parte de la crónica, un inciso: Valiente Undiano Mallenco y sus asistentes tras un piscinazo de Durmisi nada más arrancar la segunda parte. En estos tiempos en el que la labor de árbitro de sofá es deporte nacional, el pamplonica fue valiente de rectificar un penalti y poner un estadio con 56.000 béticos en su contra. Detalle de calidad del trencilla, demostrando temple y profesionalidad en un momento delicado y de cuestionamiento general del arbitraje patrio. Desde aquí nuestro reconocimiento y nuestra felicitación a Undiano Mallenco y sus hoy asistentes, Íñigo Prieto López de Ceraín y Roberto Alonso Fernández.

Con el mencionado penalti arrancaba esa segunda mitad, y si en algún momento alguien tuvo dudas de si el paso por vestuarios cambiaría el planteamiento de uno u otro equipo, estaba equivocado. De nuevo el balón sería de los verdiblancos mientras el Dépor, esperando replegado en su campo intentaría aprovecharse de robo y contragolpe.  Otra vez las bandas coruñesas cedidas al empuje bético con las subidas de Durmisi y Barragán, y de nuevo Bakkali y Cartabia buscándose la vida por el centro con un Andone más desaparecido hoy que en anteriores citas, pero tan voluntarioso como siempre, pegándose con el flamante central del Betis, el ex de Alavés Feddal, el cual rayó en los límites de la intensidad y fue un ejemplo de garra y contundencia, pecando en exceso por momentos aunque sin llegar a ver tarjeta.

Llegado el minuto 60 el partido, tras el inicio de carrusel de cambios se rompe por momentos, y lo que en teoría habría de beneficiar al Dépor tras el fútbol propuesto a lo largo de 76 minutos, se volvió en su contra tras robo de Guardado en campo propio, contraataque  que conduce el mismo, y con un pase maravilloso asiste a un incombustible Joaquín, quién deshacía el empate y desataba la locura en el Villamarín. Doble oreja y rabo para el torero del Puerto, quién suma 15 temporadas seguidas anotando en 1ª división, y en el día de hoy, a sus 36 años, fue motor y guía de este Betis.

A partir de aquí se esperaría un Dépor ofensivo, vertical aún más si cabe, y volcado sobre la meta de Antonio Adán, no obstante, lo que se vio por las pantallas de bein fue un conjunto de nuevo falto de ideas, parco en fútbol y excesivamente predecible. Enfrente, un Betis que en ningún momento sintió peligro real y que comienza a ejecutar sobre el verde el plan trazado por el talentoso Setién.

Final en Sevilla. Un buen Betis se anota la victoria y consigue 3 puntos para colocarse con 6, y que coge confianza para su visita al Bernabéu, y un Dépor que pierde después de 12 años en el feudo verdiblanco, y que sigue sin conocer la victoria y sin encontrar el botón de arranque. Mel tiene 3 días para dar con la tecla antes de la visita de otro necesitado, el Alavés.

Damián Pérez/Los Otros 18
Foto: La Liga

Comentarios