El partido comenzó con buen ritmo por parte de ambos equipos. Los dos conjuntos iban alternando defensas en tres cuartos de cancha con defensas a mitad de pista. Poco a poco, los locales se fueron haciendo con el dominio del juego y llegaron las ocasiones más claras a la puerta defendida por Rubén. Fruto de ello, a los 12 minutos de juego llegó el primer gol de los locales, obra de Ángel, que batió al portero del Sala Ourense con un disparo exterior por abajo.

Aún dispusieron de alguna ocasión más para incrementar la distancia en el electrónico, pero los palos y un gran Rubén permitieron que los ourensanos llegasen con vida al descanso. El segundo tiempo comenzaba con el mismo patrón, alternando defensas en tres cuartos con otras a media pista. Antes de que alguno de los dos equipos consiguiese imponer su juego llega el minuto fatídico para los gallegos.

En apenas un minuto, entre el 24 y el 25 del partido, llegan dos goles de los locales que prácticamente van a sentenciar el choque. El primero de ellos, que ponía el 2-0 en el marcador, fue obra de Ángel Simón en una jugada de estrategia tras un saque de banda y el 3-0 vendría en una falta botada por los benaventanos que, tras golpear en nuestro jugador Arturo, termina entrando en la puerta defendida en este segundo tiempo por Guede.

A partir de este momento llegaron las mejores ocasiones de los visitantes. Primero Rivero, después Igor en un mano a mano y un poco más tarde un balón al segundo palo al que no llega por poco Raúl Rivero. En estos minutos de dominio visitante solo hubo una llegada que inquietase los dominios de Guede, en un libre directo bien solventado por este. Los últimos 5 minutos tuvieron más ocasiones que juego. Un par de lanzamientos desde los 10 metros errados por Bermejo y Edgar y otra clara ocasión de Arturo, que lanzó fuera, fueron el preludio del gol del Sala Ourense, cuando ya se jugaba con portero adelantado.

No fue sin suspense, Bermejo tuvo que repetir el lanzamiento que había errado y, a la segunda, sí consiguió el objetivo. Para entonces restaban escasos segundos para finalizar el partido. Con el partido finalizado, solo queda reconocer la superioridad demostrada por el At. Benavente sobre la cancha, que llevó el peso del partido y tuvo mayor efectividad.

Aplaudir la entrega y profesionalidad de los jugadores ourensanos que, a pesar del marcador, nunca le perdieron la cara al partido y lucharon hasta el final por recortar las distancias.

Este fin de semana esperan sumar los primeros puntos de la temporada en nuestra cancha de Os Remedios en el choque que nos enfrentará a los coruñeses de O Esteo. Un equipo que viene de perder su primer partido este fin de semana y que el año pasado terminó en mitad de la tabla.

Fernando/ DP Sala Ourense