¡Ya está todo listo! Los 350 corredores esperan la salida de la 38ª edición entre Argentina y Bolivia. Si bien la jornada se anuncia como un pequeño aperitivo, este prólogo puede resultar bastante “contundente” gracias a sus 346 kilómetros, 11 de ellos de especial.
 
En este ejercicio donde a menudo se tiene más que perder que que ganar, cabe preguntarse cómo responderán los “recién llegados” en la categoría de coches, concretamente Sébastien Loeb y Mikko Hirvonen. ¿Querrán marcar el territorio desde el principio o, como mínimo, aprovechar una configuración que les es relativamente favorable? ¿Son los 11 kilómetros del prólogo una distancia demasiado corta para salir a la caza de su primer scratch? Los más veteranos, ¿les dejarán caer en la trampa del prólogo?
 
El interés está garantizado, máxime teniendo en cuenta que la clasificación del prólogo determinará el orden de salida del día siguiente… Lo mismo puede decirse de la carrera de motos donde, en ausencia del líder del año pasado, Marc Coma, los cabezas de cartel tratarán de obtener una primera ventaja que les sirva de acicate.
 
En definitiva, en los 11 kilómetros de sector cronometrado, los pilotos deberán asegurarse muy mucho de no confundir velocidad con precipitación. ¿Habrá sorpresas o no? La respuesta, ¡mañana a última hora de la tarde….!