Ana Peleteiro. Foto: © Carlos Domarco

Ames (A Coruña), 4 mar (EFE).- La joven saltadora gallega Ana Peleteiro (Ribeira, A Coruña, 1995) se ha proclamado este fin de semana en Ourense campeona de España en la disciplina de triple salto en pista cubierta por quinta vez en su todavía corta carrera profesional, un logro que sirve como preludio de su gran cita en este año: los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

“La verdad es que estoy tomando las mejores medidas para que sea el mejor año de mi vida”, asegura Peleteiro, en declaraciones a Efe apenas unos días después de revalidar su título, para el que le bastó una marca de 13,90 metros; lejos del récord español de triple salto, que ella misma consiguió al hacer 14,73 metros durante los pasados campeonatos de Europa en los que se proclamó reina de la disciplina a nivel continental.

“No es al nivel al que quiero estar”, expone, sobre este resultado, aunque justifica que lo alcanzó después de “todo un mes sin poder correr” por una inflamación en la rodilla que lastraba su carrera de impulso y que, en el salto vencedor, pisó a dos pies de la tabla, lo que sería equivalente a un salto de cerca de 14,40 metros.

Ana Peleteiro Foto: © Carlos Domarco

De cara a los Juegos Olímpicos, la atleta de Ribeira indica que el objetivo está “súper claro”: pasar a la final y lograr una medalla.

“Mi sueño es ese y es por lo que trabajamos. El color no depende de mí, ni incluso estar en la final”, advierte, sobre una competida disciplina en la que ha prometido “luchar por lo que se pueda” para sumar una presea al medallero olímpico español.

Sin embargo, en su preparación para esta prueba se ha cruzado un enemigo inesperado, el brote de coronavirus a nivel mundial que ha hecho saltar todas las alarmas y que amenaza con cancelar mítines y complicar su calendario previo a los Juegos Olímpicos, que incluía un mes de concentración en China, epicentro del virus.

“No sabemos si se va a poder hacer o no”, ha comentado sobre esta estancia, antes de afirmar que la enfermedad “puede ser que llegue a afectar a algunos mítines que tenemos en mente”; aunque ella aboga por “vivir al día a día”.

“Si no se puede ir a unos mítines, pues iremos a otros”, responde, alegre, Ana Peleteiro, que agrega que la incidencia del coronavirus no es un tema que le “asuste” después de “una semana viajando, cogiendo aviones, estando en contacto con gente de todas las nacionalidades”: aunque sí aclara que prefiere “vivir un poco evadida” y tratar el virus como “una gripe más” para no despertar su vena hipocondríaca.

Asimismo, sobre el apoyo recibido para su preparación de la cita olímpica, asegura que “criticar la casa de uno propio es muy fácil”, pero que “las condiciones que hay en España son muy buenas”.

Ello no excusa -añade- que pueden ser mejores y que, “por lo tanto, todo lo que pueda venir bienvenido será”; aunque matiza que “para tener mejores condiciones hay que conseguir medallas”.

Respecto del posible impacto de los casos de dopaje a la hora de encontrar patrocinios, se muestra tajante al trasladar “tolerancia cero” contra los “tramposos” y opina que, aunque restan “credibilidad”, este tipo de prácticas van cada vez a “menos” porque no son aceptadas por la mayoría de atletas, que la ven como una “falta de respeto” hacia aquellos que compiten limpios.

“Yo no creo que el atletismo español esté pasando una crisis”, concluye, satisfecha de los buenos resultados cosechados por gente joven en las últimas competiciones.