La UD Las Palmas remonta el encuentro gracias a un tanto de Jonathan Viera desde los once metros y de Willian José en el 91.

  • Bongonda abrió el marcador a favor de los vigueses, que se quedaron con un jugador menos tras una expulsión más que discutible.
  • Los insulares salen del descenso y noquean al Celta, que abandonan los puestos europeos

 

UD Las Palmas: Javi Varas; David Simón, David García, Aythami (Bigas, min. 68), Dani Castellano; Montoro (Momo, min. 42), Roque; Wakaso (Nauzet Alemán, min. 82), Tana, Jonathan Viera; y Willian José.

RC Celta de Vigo: Sergio Álvarez; Jonny, Hugo Mallo, Cabral, Planas; Pablo Hernández, Radoja (Pape Cheikh, min. 85); Beauvue (Wass, min. 60), Orellana, Bongonda; y Iago Aspas (Guidetti, min. 66).

Goles

1-1, min. 33, Jonathan Viera, de penalti.

2-1, min. 91, Willian José

0-1, min. 5, Bongonda

Árbitro: José María Sánchez Martínez (Comité Murciano). Expulsó por doble amonestación al jugador visitante Orellana. Además, vieron la tarjeta amarilla Hugo Mallo y Bongonda, así como los jugadores locales David Simón, Aythami, Willlian José, Wakaso, Roque y Momo.

Incidencias: partido disputado hoy en el Estadio de Gran Canaria ante 18.473 espectadores, según informó el club local. Césped en irregular estado.

 

Afrontaban los de Quique Setién el encuentro como una final y no era para menos. La victoria del Sporting en Mestalla dejaba a los canarios con la necesidad de sumar para alejarse de la zona de descenso. El cuadro insular recibía a un Celta que venía de hacer una hazaña épica en la Copa del Rey y después del naufragio de Vallecas, con los futbolistas reservas. Apostó Berizzo por hacer pocas rotaciones, sabiendo la importancia para los olívicos de sumar 3 puntos y seguir enganchados a la Europa League.

El encuentro arrancó de forma fulgurante para el equipo visitante. Bongonda recibía un pase de Carles Planas, que se marchaba de Ayhtami y con un disparo cruzado quitaba las telarañas de la meta de Javi Varas. Se ponían por delante los olívicos, pero el encuentro entraba entonces en un festival de idas y vueltas, sin que ninguno de los contendientes lograsen perforar la meta rival.

Los insulares comenzaron a buscar el tanto en jugadas de estrategia y a través de centros desde la banda, con destino a Willian José. El delantero pudo empatar el encuentro con un testarazo que repelía el larguero. Roque Mesa se erigió como la batuta de orquesta e intentó desbordar a la zaga celeste, buscando pases medidos a la espalda de la zaga o a través de jugadas por arriba, donde más sufría el Celta.

Los olívicos se habían venido un poco abajo, pero volvieron a reaccionar en busca de un nuevo tanto. La tuvo Orellana en una contra, pero el linier se vistió de protagonista y señaló un fuera de juego inexistente, cuando el chileno se quedaba solo ante Varas. No iba acabar ahí la mala actuación del trío arbitral, que todavía serían protagonistas en la segunda mitad.

Antes del descanso, llegó otra jugada polémica. Cabral toca un balón con la mano en el área, después de un rechace y el colegiado decretó la pena máxima. Más que discutible la acción, que le valió la cartulina amarilla a Orellana por protestar. Jonathan Viera se encargó de transformar la pena máxima con un remate ante el que nada pudo hacer Sergio Álvarez.

Los insulares se encontraban con el empate antes del descanso, en un choque en el que las idas y venidas habían sido la tónica general, pero sin que reinase la definición en las áreas. Pocas ocasiones claras, pero el Celta se diluía ante el dominio canario, que poco a poco se iba haciendo con el control y dominando el encuentro.

 

La segunda mitad siguió la tónica de la primera parte

 

El Celta proseguió cediendo terreno, acusando en parte los excesos de la Copa. Se agotaba la gasolina y lo pagaban los de Berizzo. Setién, por su parte, seguía pidiendo a los suyos un punto más de intensidad, agobiando la salida de balón de los rivales y buscando las bandas. Jonathan Viera se convirtió en un puñal y Roque Mesa siguió a lo suyo, construyendo y dirigiendo, pero el balón se resignaba a entrar.

Los minutos transcurrían y José María Sánchez Martínez volvió a cobrar protagonismo. Orellana se adentraba en el área, tropezaba y caía, levantándose al instante, pero sin reclamar nada. El estado del terreno de juego le jugaba una mala pasada al chileno, pero este no hacía aspavientos. El colegiado mostraba la segunda amarilla al extremo y dejaba al Celta con un hombre menos. Expulsión que no debió producirse por la situación, pero que acabó dejando a los visitantes en una situación complicada.

Setién apostó entonces por cambios ofensivos y Las Palmas se volcó sobre la meta rival, buscando disparos desde lejos y centros desde la banda. En un pase de Roque Mesa, cuando el partido ya casi tocaba a su fin, llegó el tanto de la victoria local. Willian José se iba de Jonny, que ejerciendo de central baja su rendimiento y batía a Sergio Álvarez en su salida de la meta. El ariete rompía las tablas y rescataba tres puntos de oro para Las Palmas. Los canarios, con esta victoria, salen de los puestos de descenso. El Celta, pos su parte, abandona los puestos europeos y se queda a 2 puntos del Sevilla y empatados con el Athletic Club.