Apenas tiene 18 años, pero hablar de Aitana Santomé es hablar del último diamante de la prolífica cantera del Conservas Orbe Rubensa Porriño, una joven jugadora que sueña con formar parte de futuros hitos de la selección absoluta femenina en la que se encuentra su referente, Alicia Fernández. Pero si echamos la vista atrás, la gallega ya logró subir al podio, aunque en otra disciplina deportiva: taekwondo.

‘’Con cinco años empecé a competir, me enganché mucho a este deporte y, sin duda, uno de mis mejores recuerdos fue el bronce mundial que logré en 2015’’. Durante varios años compaginó ambos deportes, pero lo que más le costó, tal y como explica ‘’fue organizarse con los estudios, porque al final para lo que te gusta siempre sacas tiempo para seguir adelante’’.

Con el paso del tiempo, Aitana terminó dedicándose en exclusividad al balonmano porque ‘’en un deporte de equipo tienes al equipo detrás tanto para las victorias como para las derrotas y eso es algo que echaba de menos en el taekwondo, además de que es más entretenido’’.

Ahora, la hija del exfutbolista Suso Santomé es una de las jóvenes promesas del balonmano español y jugadora franquicia del Conservas Orbe Rubensa Porriño, club patrocinado por el portero del Real Club Celta de Vigo, Ruben Blanco: ‘’Es un paso adelante que un deportista tan reconocido aporte su granito de arena para que el equipo que tanto necesitamos para seguir progresando’’.

Aitana Santomé se encuentra actualmente concentrada con las Guerreras Junior preparando el Campeonato del Mundo de Rumanía que está previsto para el mes de diciembre ‘’con la misma ilusión y las mismas ganas de trabajar’’ a pesar del futuro desconcertante en el que nos encontramos por la COVID19.