El Rio Natura Monbus Obradoiro sumó una victoria trascendental tras un final dramático. Una bombona de oxígeno para los santiagueses, capaces de deshacerse del potente Bilbao Basket en la prórroga en un partido muy complejo en el que los de Moncho Fernández vieron puesta a prueba su resistencia psicológica

  • Con la victoria de Gran Canaria esta mañana sobre Estudiantes los de la capital gallega tienen 2 victorias de ventaja sobre los madrileños ( 1+ average) a falta de 3 jornadas

 

Rio Natura Monbus Obradoiro 93: McGrtah (9), Haws (10), Bendzius (22), Caloiaro (16), Maric (2) – quinteto inicial – Triguero (6), Brown (6), Kolesnikov (5), Yusta (2), Cárdenas (-), Vasileiadis (7) y Pozas (8)

Dominion Bilbao Basket 89: Hannah (15), Bertans (18), Mumbrú (21), Bogris (6), Hervelle (5) – quinteto inicial – Ruoff (6), Borg (0), Mendía (-), Todorovic (5), Begic (2), Raül López (8) y Álex Suárez (3).

Árbitros: Antonio Conde (27), Sánchez Monserrat (11) y Fernández Sánchez (56). Eliminaron por faltas a Santiago Yusta, del Rio Natura Monbus Obradoiro y a Ruoff y Álex Mumbrú, del Dominion Bilbao Basket.

Parciales: 17-17, 32-11, 14-19, 14-30 y 16-12.

Incidencias: Partido correspondiente a la Jornada 31 de la Liga Endesa, disputado en el Multiusos Fontes do Sar ante 5.911 espectadores.

 

El Rio Natura Monbus Obradoiro firmó una primera mitad sobresaliente, con un segundo cuarto espléndido, y acabó resistiendo de forma épica y agónica ante el torrente de calidad de los Hombres de Negro.

En una tarde muy especial, con otra Caldeira a reboSAR, Eimantas Bendzius acabó siendo el inesperado protagonista y el héroe del Rio Natura Monbus Obradoiro. El lituano, muy trabajador durante todo el partido, firmó una prórroga exquisita, dinamitó a los bilbaínos y espoleó al combinado santiagués. En el tiempo extra Benji encadenó dos triples consecutivos, anotó diez puntos – para un total de 22 – y contribuyó a certificar el noveno triunfo obradoirista.

ACB Photo/T. Ruibal
ACB Photo/T. Ruibal

Inesperado fue el protagonismo de Bendzius porque todos los focos estaban puestos en el retorno de Kostas Vasielaiadis. El alero griego recibió una de las ovaciones más estremecedoras que se recuerdan en el Fontes do Sar en la tarde en la que se volvió a enfundar la camiseta obradoirista, seis años después de su primera etapa. Vasielaidis, cada vez más adaptado, acabó la contienda con siete puntos.

Pero no fue el único en llevarse un aplauso atronador del respetable del Multiusos. La afición obradoirista, entendedora y degustador  de  buen baloncesto, se puso en pie para despedir a Raül López. El Mago de Vic colgará las zapatillas a final de temporada, la pero tuvo tiempo para una última función en Compostela, autor de ocho puntos.

La victoria del Rio Natura Monbus Obradoiro volvió a estar sustentada en el incansable apoyo de la afición. Pese a las inclemencias meteorológicas, un gran número de seguidores recibieron a los hombres de Moncho Fernández en las puertas del pabellón. En la grada, los Kilomberos de Monte Alto, Zona Norte y el resto de los casi seis mil espectadores que abarrotaron el santuario santiagués, llevaron en volandas al Rio Natura Monbus Obradoiro en los momentos más complejos del encuentro.

 

Los Hombres de Negro arrancaron mejor, sólidos, planteando un partido muy duro, tremendamente físico. Predominaron los contactos en los instantes iniciales. El comienzo se disputó en el fango, Bilbao tomó la delantera pero no consiguió escaparse en el marcador. Bertans y Mumbrú, verdugos habituales del obradorisimo, pronto comenzaron a faenar y castigar el aro santiagués.

Poco a poco, minuto a minuto, se fue desperezando el Rio Natura Monbus Obradoiro, liberándose del corsé y las ataduras, jugando cada vez más cómodos, cazando a la escuadra vasca en el luminoso. Los bilbaínos atacaron con mucha efectividad la zona gallega, llegando y sumando cerca del aro. Pero los soldados obradoiristas resistieron los envites negros (17-17).

ACB Photo/T. Ruibal
ACB Photo/T. Ruibal

El Rio Natura Monbus Obradoiro se desmelenó en el segundo cuarto. Coinciendo con el primer triple de Vasileiadis, explotó Sar y se liberó un huracán ofensivo imparable para los de Sito Alonso. El cuadro local encadenó seis aciertos desde el triple en el segundo parcial: McGrath, Brown, Caloiaro y Bendzius – por partida doble – se sumaron a la fiesta de Kostas. Y la afición disfrutó de lo lindo.

No sólo de triples vivieron los santiagueses en este periodo. Los de Moncho Fernández se fueron hasta los 32 puntos en un segundo cuarto memorable gracias al buen hacer de Tyler Haws o a la valentía de Santi Yusta. Pisó el acelerador el Rio Natura Monbus y abrió una enorme brecha con los vascos (49-28).

Pero nadie se puede fiar de un equipo con el ADN competitivo de los de Miribilla, necesitados de victorias en su batalla por el Playoff. Cargaron sus fusiles los tiradores de Sito Alonso y bombardearon sin piedad el aro gallego. Hervelle y Hannah dieron un primer aviso en la reanudación. Los bilbaínos hilaron un parcial de 0-10 en la reanudación y llevaron el miedo a la grada de Sar. 

Moncho Fernández tomó medidas y el Rio Natura Monbus minimizó daños. El bravo Caloiaro lideró la reacción gallega con un robo en media cancha y despertó a la afición, anestesiada por momentos por el caudal ofensivo de los bilbaínos. El ala-pívot rescató a los de Moncho Fernández con un triple mortal de necesidad, poco antes de un tiro certero de Brown (63-46).

El descomunal mate de Juanjo Triguero parecía sentenciar la contienda. Pero nada más lejos de la realidad. Bertans, Hannah y Mumbrú todavía tenían mucho que decir. Desde el 6’75, impasibles e infalibles, limaron punto a punto la distancia en el marcador hasta firmar las tablas. Fue en la última posesión del encuentro, cuando Bertans enchufó un triple desde la esquina a falta de ocho segundos. 

Se quedó helado en primera instancia Sar, pero reaccionó y gritó como nunca “¡OBRA – OBRA” para dar un último aliento a sus hombres. Cantó victoria la afición con un palmeo ganador del ruso Kolesnikov, pero la acción quedó invalidada por ser fuera de tiempo (77-77).

Tomaron aire jugadores, técnicos y aficionados para un partido express de cinco minutos. Y explotó la ira de Bendzius. El alero lituano se puso al equipo a la espalda y lo aupó con dos triples consecutivos en las dos primeras posesiones de la prórroga. McGrath se enfundó el traje de director de orquesta y repartió juego para los hombres interiores. Caloiaro y Triguero estuvieron infranqueables y el Bilbao Basket continuó recurriendo a Mumbrú y Hannah en el tiempo extra. Pero esta vez, el Rio Natura Monbus Obradoiro cerró el partido y sumó la novena victoria del curso.

Una victoria que insufla oxígeno a los obradoiristas en esta recta final de temporada. Los de Moncho Fernández afrontan esta temporada dos salidas consecutivas: el miércoles contra el Iberostar Tenerife y el sábado contra el MoraBanc Andorra en el Principado.

 

Íñigo Caínzos – Obradoiro CAB