No pudo ser. El Intasa San Sadurniño saltó a su cancha dispuesto a hacer historia y levantar por segundo año consecutivo la Copa Príncipe, pero el bue hacer y la potencia ofensiva del Sant Pere i Sant Pau se interpusieron en su camino. Los catalanes llevaron la final en tres parciales y se hicieron con el trofeo nacional que celebraba en la localidad ferrolá su décima edición.

Sant Pere campeón ante San Sadurniño de la Copa Príncipe de voleibol

 

La final comenzó fuerte, con mucha igualdad entre dos plantillas dispuestas a hacerse con el primero título en disputa del año. Tras varios empates, el conjunto de Tarragona se adelantaba 5-9, pero el San Sadurniño doblaba esfuerzos para poner un parcial de 4-0 y empatar a 9 tantos en el marcador y llevar la emoción a un pabellón lleno para animar a los gallegos.

A partir de ese momento el marcador siguió parejo, con puntos largos y pequeñas ventajas del equipo catalán gracias a su potente ataque y buenos momentos de bloqueo por parte de los gallegos que recortaban distancias. Hasta que una mala racha del Intasa ponía al Sant Pere con la mayor ventaja del partido llegando a la recta final 15 a 20. Una distancia que les valdría para acabar con tranquilidad el parcial en el 25-19.

El San Sadurniño comenzó dominando la segunda manga poniendo en problemas a recepción de su rival (5-3), pero enseguida reaccionaron los catalanes para empatar la contienda a 6 tantos. Los coruñeses mostraban entonces su mejor versión, apretando en saque y ataque para volver a ponerse con cierta distancia por delante en el 10 a 7 y forzar el termpo muerto rival. A pesar de que el set parecía encaminado en el 13-9, una serie de errores locales daba oxígeno al Sant Pere i Sant Pau, que recuperaba la confianza empatando el partido a 14 tantos y cogía la testigo para liderar el juego poniéndose por delante 15 a 18.

La efectividad del conjunto visitante en la red, con Álvaro Jimeno cómo principal baluarte, junto con los errores no forzados de los ferroláns pusieron a los catalanes por delante en la recta final, y a pesar de los titánicos esfuerzos del Intasa, que remontó incluso el 23-24, los de Tarragona sentenciaban 23 a 25.

La derrota pasó factura al San Sadurniño y el Sant Pere i Sant Pau comenzaba el set definitivo con mucha seguridad (5-1). Los catalanes apretaban en saque para impedir la cómoda construcción de los gallegos y desplegaban con mucha solvencia su juego en ataque, incrementando la distancia conforme se acercaba el ecuador de la manga (10-4/12-6). Los gallegos no terminaban de entrar en el juego y los visitantes seguían sumando en el marcador, cómodos y sin fallos, para mantener la distancia en el tramo final (15-20).

Siguió peleando el conjunto gallego, pero la diferencia fue insalvable y el juego del Sant Pere i Sant Pau imparable, convirtiéndose en justo vencedor (20-25) de la X Edición de Copa Príncipe.