El RC Celta ha disfrutado de una cómoda victoria ante un Málaga dubitativo, que aunque tuvo ocasiones fue muy blando en defensa.

RC Celta 3-1 Málaga CF | La efectividad celeste resulta decisiva

 

FICHA TÉCNICA:

R.C. Celta de Vigo: Rubén Blanco; Jonny, Fontàs, Cabral, Mallo; Wass, Díaz, Radoja (85’ Sergi Gómez); Bongonda (70’ Sisto), Guidetti (64’ Pape Cheikh), Iago Aspas.

Málaga C.F.: Kameni; Rosales, Torres (12’ Llorente), Villanueva, Juankar; Camacho, Recio, Castro (79’ Jony), Fornals (56’ Juanpi), Santos; Sandro.

Goles: 1-0: 7’ Iago Aspas; 2-0: 60’ Wass; 3-0: 73’ Fontàs; 3-1: 85’ Wass

Árbitro: José Luis González, que mostró amarillas al local Sergi Gómez y a los visitantes Recio, Juankar, Camacho y Fornals.

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 17 de La Liga Santander disputado en el Estadio de Balaídos ante 17.890 espectadores.

 

Resultados y clasificaciones Liga Santander 

 

Desde luego que esta vez no se cumplió aquella premisa de que a entrenador nuevo victoria segura. El Málaga, sin realizar un partido desastroso, ha salido goleado de Balaídos. Quizás un marcador demasiado abultado, pero en absoluto injusto.

En las filas celtiñas no había que destacar ninguna sorpresa en su once inicial, mientras que en las malaguistas los aficionados ya han comprobado cómo “respira” el Gato Romero. Lo más destacable ha sido la suplencia del talentoso Juanpi, así como de Jony, y por el contrario la titularidad de Santos y Fornals. Además, el debate de la portería se cerró con la vuelta a la titularidad del meta camerunés Kameni.

Y muy pronto comenzó el Celta a encarrilar el partido. En el minuto siete Iago Aspas hacía un golazo tras el buen pase de Jonny. Iago lleva bastante tiempo en “modo” líder, y tiene una gran confianza en sí mismo, y la verdad es que todo lo que intenta le sale. Esta noche fue el mejor de los celestes.

No acababan aquí las malas noticias para los andaluces. En el minuto doce Miguel Torres se lesionaba y debía salir a sustituirle Llorente, otro de los “castigados” por el técnico malaguista. Y la verdad es que muy pronto comenzó a mostrar el porqué.

Al poco de salir tocó el balón con el brazo dentro del área, aunque José Luis González no vio el penalti. Y bastante más tarde, una acción suya mezcla de blandura, indecisión y falta de control, le costó a su equipo otro gol.

Corría el minuto sesenta, y entre en primer y el segundo gol el Málaga se había ido estirando poco a poco, aunque casi siempre a remolque de un Sandro que era, con diferencia, el más destacado de su equipo.

Pero los del Gato parece que aún no tienen garras, y fueron más dulces gatitos que fieros gatos monteses. El Celta se echaba atrás y dejaba hacer al Málaga, que no aprovechaba su dominio.

Y si tras el segundo gol gallego ya parecía que estaba todo casi resuelto, trece minutos más tarde era Fontás el que recibía, completamente solo, aunque con algo de fortuna, un balón en el área pequeña, para batir por tercera vez a un Kameni vendido.

Un 3-0 bastante cruel con un Málaga que recibió a última hora el regalo del gol en propia puerta de Wass, que cabeceaba un centro de Sandro. Los locales solo tuvieron que rematar seis veces, tres de ellas a puerta, para hacer tres goles, mientras que se produjeron trece remates visitantes (seis a puerta), y al final, tuvo que ser un jugador del Celta el que hiciera el gol malaguista.

En resumen, otro día en la oficina para un Celta que navega con viento a favor y se acerca a las posiciones europeas, ante un Málaga que tiene problemas muy serios en defensa. Y es que cada partido que los malagueños jueguen sin alinear a ese central de garantías que no llega, será una oportunidad de oro para que sus rivales se dediquen a hacerles gol.

Los Otros 18/Carlos Manuel Jiménez

Foto: La Liga