RC Celta 1-4 Real Madrid ||  El árbitro acaba desquiciando al Celta

 

RC Celta: Sergio, Hugo Mallo, Cabral, Roncaglia, Jonny, Pablo Hdez., Wass, Jozabed (Marcelo Díaz, min.72), Iago Aspas, Sisto (Pape, min.80), Guidetti (Beauvue, min.86).

R. Madrid: Navas, Danilo, Varane, Ramos, Marcelo, Casemiro (Kovacic, min.71), Kroos, Modric, Isco (Asensio, min.83), Ronaldo (Lucas Vázquez, min.83), Benzema.

Goles: C. Ronaldo, min.10, 0-1; C. Ronaldo, min.48, 0-2; Guidetti, min.68, 1-2; Benzema, min.70, 1-3; Kroos, min.88, 1-4.

Árbitro: Martínez Munuera (comité valenciano): Expulsó a Iago Aspas con dos amarillas (min.62). Amonestó a Jonny, Guidetti, Hugo Mallo y “Tucu” Hernández por el Celta, y en los blancos a Casemiro y Ramos.

Estadio: Municipal de Balaídos, 22.838 espectadores.

 

Era el día de las Letras Galegas, festivo en toda Galicia, y las huestes de Berizzo volvían a casa tras dejar atrás el sueño de llegar a la final de la Europa League. El combinado celtiña venía de una nueva derrota, e iban 5 seguidas en Liga, pero a sabiendas de que, en casa, y tras todo lo acontecido tras la suspensión del encuentro que hoy se recuperaba, estaba claro que los vigueses iban a salir hoy con todo.

Y así fue. El técnico argentino ponía el once de gala sobre el césped para poder intentar frenar a un embalado segundo clasificado que, ganando en el feudo celtiña, tendría media Liga en el bote.

El partido comenzó de poder a poder, con el Celta de la Europa League, ofensivo, y generando ocasiones, aunque no demasiado claras. Por desgracia, en el minito 10, un genial Isco dejaba un balón a Ronaldo que, con fortuna, colocaba el balón entre las piernas de su defensor, enviando al marcador el 0-1. Un mazazo.

Al descanso se llegaba con ese 0-1, tras una polémica mano de Varane tras centro de Aspas, que quedó en el limbo en el min. 38. Quizás no era penalti, pero sí amarilla y falta peligrosa para el Celta. El colegiado no quiso ver nada y amonestó al de Moaña por protestar lo evidente.

La segunda mitad arrancó con un Celta volcado, que tuvo el empate en las botas de un desafortunadísimo Guidetti. Acto seguido, nueva contra fulgurante de los blancos, que ponían el marcador en un 0 – 2 muy doloroso para los gallegos.

Los del Toto seguían peleando, embotellando a los merengues, y en el min. 62, un claro penalti de Ramos a Aspas termina en todo lo contrario, amarilla al ariete céltico, que era la segunda; y quedando el Celta con 10, desmoronando por completo las ilusiones de todos los celtistas. No contento con ello, a renglón seguido amarilla perdonada a Cristiano por simular y segunda tarjeta no mostrada a Casemiro.

Cuando peor estaban las cosas para el combinado olívico, la puntería volvía a los pies de Guidetti, que mandaba a la red el balón, poniendo el 1 – 2, pero con unos menos muy complicada estaba la remontada.

De ahí al final, querer y no poder. Los blancos camparon a sus anchas, y marcaron otros dos goles, que pudieron ser más. El graderío a lo suyo, mezclando cánticos de apoyo a los suyos, y en contra del penoso arbitraje de Munuera.

Así llegamos al final, con un Celta en comunión con su afición, que no pudo acabar con broche de oro una temporada para recordar.

 

Felipe Pérez/Los Otros 18

Foto: LaLiga