Obradoiro 89-75 Manresa || El Obra se agarra a la permanencia

 

Rio Natura Monbus Obradoiro 89: McConnell (10), Dulkys (15), Bendzius (15), Allen (10), Pustovyi (11) – quinteto inicial – Matulionis (6), Llovet (2), Yusta (12), Whittington (9), Pechacek (-), Cárdenas (-) y Pozas (0).

ICL Manresa 75: Machado (6), Suggs (6), Tomàs (17), Auda (18), Xavi Rey (4) – quinteto inicial – Cvetkovic (10), Aranitovic (3), Cakarun (10), Montañez (-), Trapani (1), Belemene (0) y Costa (0).

Parciales: 29-21, 20-16, 15-22, 25-16. 

Árbitros: Pérez Pérez, Oyón y Pérez Niz. Eliminaron por faltas a Eimantas Bendzius, del Rio Natura Monbus Obradoiro, y Joe Trapani, del ICL Manresa.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 20 de la Liga Endesa, disputado en el Multiusos Fontes do Sar, ante 4.852 espectadores.

 

Galería de imágenes

 

Volvieron las sonrisas al Fontes do Sar coincidiendo con la vigésima jornada de la Liga Endesa. Volvió a encontrar la senda del triunfo el Rio Natura Monbus Obradoiro, sumando la quinta victoria de la temporada, la primera en 2017. Fue un partido arduo, en el que los de Moncho Fernández tuvieron que someter los incontables arreones del ICL Manresa. Los santiagueses exhibieron una versión coral, dominaron el partido de cabo a rabo y, esta vez sí, supieron sentenciar para celebrar con Sar una nueva victoria.

Costó mucho trabajo, sin embargo, llegar a buen puerto. Los hombres de Ibon Navarro no se amilanaron, remaron contracorriente y estuvieron cerca de dar caza al Rio Natura Monbus y firmar el remonte. Pero en los momentos más exigentes encontraron soluciones los gallegos, bien con la inspiración del trío lituano, bien con jugadas de pizarra pergeñadas por el renovado Moncho Fernández.

Precisamente fue El Alquimista el protagonista de la primera gran ovación de la tarde. El público celebró su renovación y aplaudió a destajo al técnico de Pontepedriña en los prolegómenos del encuentro. Una previa marcada por la imagen de los dos equipos hermanados mostrando su apoyo a la Asociación Española Contra el Cáncer.

El Rio Natura Monbus Obradoiro entró pronto en materia y con un despliegue muy serio y efectivo. Los cinco jugadores que salieron a escena como titulares anotaron pronto, repartiéndose el protagonismo en la parcela ofensiva. Fue una tónica que se mantuvo a lo largo de los cuarenta minutos y que terminó por resultar vital para el desenlace del choque. Recuperó su mejor versión Mickey McConnell, MVP del encuentro con un soberbio doble-doble: el base anotó diez puntos y repartió otras tantas asistencias para concluir con 23 de valoración. Otros tres hombres superaron los dobles dígitos en valoración: Dulkys (12), Yusta (17) y Bendzius (17) estuvieron magníficos.

El ICL Manresa resistió apoyado en la figura del talentoso Patrick Aura (18 puntos, 20 de valoración), del efectivo Pere Tomàs y el potente Cakarun. Pero no resultó suficiente para poner en peligro la victoria obradorista en el Fontes do Sar.

La inspiración con la que el Rio Natura Monbus Obradoiro saltó al parquet dinamitó la contienda en los primeros compases y puso muy cuesta arriba la tarde a los hombres de Navarro. Cinco triples, un 75% en tiros de dos y una circulación de balón muy correcta hicieron vibrar a la afición. Afinaron su puntería los bombarderos lituanos Dulkys y Bendzius, y estuvieron inconmensurables Allen y Pustovyi. El hilo conductor era McConnell, que tejió con maestría durante diez minutos perfectos.

Los catalanes propusieron un juego más anárquico, fiando los ataques a su líder Aura y sobreviviendo gracias a la experiencia de los veteranos Xavi Rey y Pere Tomàs. Con todo, y pese al festival triplista que habían desatado los exteriores obradoiristas, la canasta más celebrada fue una acción diseñada en la factoría de Moncho Fernández y sus ayudantes. Sirvió de banda McConnell, realizó un movimiento sin balón Yusta, ágil y eléctrico, suficiente para librarse de la marca de su defensor y convertir a placer una bandeja (29-21).

El propio Yusta fue el encargado de volver a poner en pie al pabellón nada más comenzar el segundo cuarto. El madrileño, con su versión más agresiva, la que encandiló a Sar durante todo el año pasado, interceptó un pase, corrió la cancha y se colgó del aro. Eran momentos delicados para Manresa, pero los de Navarro estaban dispuestos a dar mucha guerra en Sar.

Apretaron en la retaguardia e hicieron más daño al Rio Natura Monbus en el otro extremo de la cancha. Se espesó el partido, se volvió más bronco y se resintió la anotación. Parecía estar más cómodo el Manresa jugando en el fango, y se puso a rebufo de los gallegos en el marcador. El miedo y la angustia planearon por el feudo santiagués. Pero como sucedió a lo largo de toda la tarde, en los momentos más complicados mostró su mejor cara el combinado de Moncho Fernández.

El experimentado Llovet se batió en la pintura mientras que Matulionis rescató a sus compañeros con un triple soberbio. El retorno de Osvaldas, tras un mes y medio lesionado, fue espléndido. El alero lituano acabó satisfecho, con una sonrisa de oreja a oreja después de clavar dos triples y ser un baluarte en defensa.

Creció en esos momentos el Rio Natura Monbus, de nuevo con Yusta agresivo atrás provocando las precipitaciones y los errores de los catalanes. Estuvo cerca de poner el broche de oro Allen sobre la bocina, pero su bandeja hizo la corbata y se salió (49-37).

Disfrutaban los casi cinco mil espectadores que poblaban las gradas, pero la vuelta de los vestuarios se le atragantó a los locales. En apenas dos minutos Manresa conectó un parcial de 0-8 con dos triples muy complicados de Tomàs. Intervino Moncho Fernández (49-45, min. 22) y reaccionó el Rio Natura Monbus de nuevo con Mickey llevando el timón y un solvente trabajo de Shayne Whittington en la pintura (64-59).

El americano fue el faro obradoirista en los últimos minutos del tercer cuarto y también en el comienzo del último asalto. El quinteto santiagués subió su nivel de intensidad, presionó a toda pista y ahogó a la creación de juego manresana. Corría Dulkys que también anotaba de tres y protestaba Ibon Navarro, sancionado con una técnica que terminó por hundir al ICL Manresa. Rosco Allen aprovechó esa posesión adicional para firmar un mate muy potente tras ganar la línea de fondo, justo antes de sentenciar a los catalanes con un lanzamiento certero desde la larga distancia.

Se enturbió el final del partido, volvió a bajar el ritmo, constantemente interrumpido, con muchas faltas y las correspondientes visitas a la línea de personal. La victoria obradoirista era cuestión de tiempo, la degustó la grada en un final con un marcador holgado y McConnell redondeó su gran actuación alargando las posesiones y quebrando a sus pares, atacando con ambición el aro y viendo canasta con facilidad.

Celebraron los santiagueses la quinta victoria de la temporada, en un partido en el que volvieron a recuperar el duende, su inspiración ofensiva y en el que, por momentos, rindieron a un nivel sobresaliente en defensa. Un triunfo para volver a sonreír, que insufla moral y que permite al Rio Natura Monbus Obradoiro mirar con optimismo a su próxima cita, en el Fernando Buesa Arena, contra el Baskonia (domingo, 18:00 h), antes del parón por la celebración de la Copa del Rey.

Íñigo Caínzos – Obradoiro CAB

Foto: Felipe Gonzo

 

 

 

Comentarios