El Rio Natura Monbus Obradoiro sucumbe ante el acierto triplista del Bilbao Basket (77-83)

El Obradoiro cierra el año en casa con derrota ante Bilbao (77-83)

 

FICHA TÉCNICA:

Rio Natura Monbus Obradoiro 77: Pozas (7), Dulkys (4),  Bendzius (19), Allen (5), Pustovyi (15) – quinteto inicial – Llovet (3), Urtasun (-), Yusta (12), Whittington (12), Pechacek (0), Cárdenas (0) y McConnell (-).

Retabet Bilbao Basket 83: Tabu (7), Todorovic (8), Mumbrú (11), Hervelle (7), Eric (11) – quinteto inicial – Bamforth (13), Borg (0), Mendía (0), Lapornik (9), Salgado (8), Vucetic (-) y Buva (9).

Parciales: 15-22, 20-21, 19-20 y 23-20.

Árbitros: Daniel Hierrezuelo, Óscar Perea y Andrés Fernández.

Incidencias: Partido correspondiente a la Jornada 14 de la Liga Endesa, disputado en el Multiusos Fontes do Sar, ante 5.701 espectadores.

 

Resultados y clasificación Liga Endesa 2016/17

 

El Rio Natura Monbus Obradoiro murió en la orilla. En la última actuación en casa del año, el combinado santiagués cayó sometido ante la efectividad desde la larga distancia del Bilbao Basket. Hasta en quince ocasiones acertaron los Hombres de Negro, por cinco de los gallegos.  Treinta puntos de diferencia en un partido que se decidió por cinco. El cuadro de Moncho Fernández remó contracorriente en un partido bronco y polémico, y se quedó a las puertas de otra remontada épica. 

 

Los bilbaínos agarraron pronto las riendas del encuentro con una salida en tromba y una circulación de balón magnífica, aguantaron la reacción de un Rio Natura Monbus que llegó a empatar (33-33) y supieron sentenciar en los compases finales del encuentro. Pese a todo, nunca sacó la bandera de rendición la escuadra obradoirista, sostenida en una afición espléndida, inagotable y enfadada con muchas de las acciones que acontecieron sobre el parquet. 

 

Siete fueron los hombres de Bilbao que vieron canasta desde más allá del arco de 6’75. Algunos, como Mumbrú, Salgado o Bamforth, son verdugos habituales en sus visitas al Fontes do Sar. El veterano capitán del barco bilbaíno no se arrugó en Compostela y se hizo imparable en los momentos en los que la defensa gallega asfixiaba al combinado vasco. Otros, como Tabu o Todorovic se sumaron al festival triplista negro.

 

Si resistió el Rio Natura Monbus fue gracias a la garra de hombres como Yusta, valiente ante la defensa bilbaína, o Pustovyi, eufórico sobre todo durante el primer cuarto o Bendzius, referente ofensivo de los obradoiristas en el tramo final y el único capaz de acertar de tres en más de una ocasión.

 

La tormenta en el arranque del Bilbao Basket bien pudo dejar en la lona al Rio Natura Monbus Obradoiro nada más comenzar. Alumbrados por el potente Michael Eric, y lanzados por Mumbrú, el cuadro vasco voló cimentado en una defensa inexpugnable. Todorovic y Eric se hicieron gigantes taponando al lituano Dulkys (2-15, min. 5). Pero entonces emergió la figura de Artem Pustovyi.

El pívot ucraniano se erigió en la referencia obradoirista, imparable ante los hombres altos de Durán, con once puntos consecutivos. Acertó con la zurda, con un gancho sutil tras pase de Dulkys, y destrozó el aro con tres mates, bien habilitado por Bendzius y Cárdenas. Ante la acusada baja de Mickey McConnell, respondió el base onubense, que repartió cuatro asistencias en sus dieciocho minutos en pista.

 

Pero cuando mejor estaba el Rio Natura Monbus volvió a acelerar el Bilbao Basket. Una tónica que se repitió a lo largo de todo el encuentro. Circulación rápida y extrapasses para el pivot o el hombre abierto. Los hombres de Carles Durán practicaron un muy buen baloncesto durante los cuarenta minutos (15-22).

 

Con los mejores minutos de Yusta y Whittington  remontó el Rio Natura Monbus. El americano combatió a destajo en la pintura, bien acompañado por el gladiador Llovet. Por su parte, el alero madrileño volvió a derrochar energía y desparpajo, esta vez con acierto, incluido un triple a la remanguillé mediado el segundo cuarto. Era el primero de los santiagueses y había motivos para celebrarlo. 

 

Había entrado en partido el Rio Natura Monbus, la afición estaba más encima que nunca tras una controvertida decisión, pero volvió a reaccionar a lo grande el combinado bilbaíno. Un 0-7  de parcial que dañó la moral gallega poco antes del descanso. De nada sirvió una pegajosa defensa sobre Mumbrú, que clavó un nuevo triple cayéndose, al tiempo que Salgao dinamitaba el aro gallego desde las esquinas. Contra la zona obradoirista, Durán encontró soluciones por fuera (35-43).

 

De nuevo le tocaba remar a contracorriente a los locales, que volvieron a la cancha tras el paso por los vestuarios dispuestos a firmar el remonte. Pozas taponó a Tabu, Pustovyi volvió por sus fueros y Whittington salía victorioso de sus porfías en la pintura. 

 

El partido estaba en el alambre, con el Rio Natura Monbus buscando cómo voltearlo y con el Bilbao Basket con la firme intención de clausurarlo. Más cerca de lo segundo que de lo primero pareció la contienda tras un triple de Bamforth que terminó de irritar a la afición obradorista. Con Santi Yusta en el suelo después de recibir un codazo de Michael Eric, el escolta estadounidense no tuvo piedad. Una vez convirtió el triple se paró el juego para atender a Yusta, con un público encolerizado. Fueron momentos delicados en los que los obradoiristas trabajaron para no salirse del partido (54-63).

 

El comienzo del último cuarto empeoró las expectativas de los gallegos y terminó por desquiciar y desconcertar a los locales. Buva cargó contra Llovet forzando la técnica del catalán, poco antes de instalarse en la zona para desespero de una afición que terminó por llevar en voz alta la cuenta. Entre ánimos y gritos de aliento a los suyos, los más de cinco mil espectadores que despidieron el año en Sar tiraron de ironía.

 

Pero en los cinco minutos finales el Rio Natura Monbus Obradoiro volvió a sacar su garra y orgullo y de nuevo se aparecieron fantasmas del pasado a los bilbaínos en Sar. Pozas acertó de tres y asisitó a Whittington para el alley oop, apretó en defensa y tiró de un combinado que nunca dejó de creer en la remotada. 

 

Cerca estuvo de lograrla cuando Bendzius taponó al imponente Mumbrú, pero no pudo superar al defensa en la contra. Aún tuvo tiempo el lituano para apuntarse su segundo triple, cuando ya no quedaba tiempo y el Bilbao Basket sentenciaba desde la línea de personal (77-83).

 

Murió en la orilla el Rio Natura Monbus Obradoiro lastrado por los triples de los vascos en el último encuentro del año en Santiago. Aplaudió y despidió con una ovación la afición a los suyos, cargándoles de moral de cara a los dos próximos compromisos a domicilio: en Málaga contra el Unicaja (viernes 30, 20:45) para poner fin al 2016 en el Martín Carpena y en el Palau Blaugrana (domingo 8, 12:30).

 

 

Íñigo Caínzos – Obradoiro CAB

 

 

 

Comentarios