Un valiente Deportivo cayó con honor en el Santiago Bernabéu, donde realizó un fantástico primer tiempo, fue capaz de dar la vuelta al marcador en el segundo acto y acabó sucumbiendo al empuje del Real Madrid.

El Depor cae en el Bernabéu ante un Real Madrid con más suerte que oficio (3-2)

 

Real Madrid: Keylor Navas, Danilo (Marcelo, min. 81), Pepe, Sergio Ramos, Nacho, James, Casemiro, Kroos, Asensio (Lucas Vázquez, min. 66), Morata e Isco (Mariano, min. 72).

RC Deportivo: Tytoń, Juanfran, Albentosa, Sidnei, Fernando Navarro, Guilherme, Borges, Carles Gil, Emre Çolak (Joselu, min. 58), Babel (Fayçal Fajr, min. 82) y Andone (Pedro Mosquera, min. 75).

Goles: 1-0 Morata (min. 50); 1-1 Joselu (min. 63); 1-2 Joselu (min. 65); 2-2 Mariano (min. 84); 3-2 Sergio Ramos (min. 90+2).

Árbitro: Jaime Latre (c. aragonés). Tarjeta amarilla a Borges (min. 25), Babel (min. 45), Albentosa (min. 59), Morata (min. 70), Sergio Ramos (min. 88) y Keylor Navas (min. 88).

Incidencias: partido correspondiente a la 15ª jornada de La Liga Santander disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 67.174 espectadores.

 

Por primera vez en la temporada, Gaizka Garitano, entrenador deportivista, repitió once inicial. El conjunto blanquiazul formó de salida con los mismos once jugadores que el pasado lunes frente a la Real Sociedad.

En los diez primeros minutos, ambos equipos rivalizaron en la disputa de la posesión del balón, con jugadas largas y escasa profundidad.

A partir de ahí se produjeron los primeros acercamientos a portería. Raúl Albentosa primero impidió un remate de Nacho en el área deportivista. En la siguiente jugada, Isco lo intentó desde fuera del área. Su disparo se fue muy desviado. Recién rebasado el cuarto de hora, entre Albentosa y Przemysław Tytoń impidieron que Álvaro Morata rematase un centro envenenado de Marco Asensio.

En el minuto 29, después de un tramo de dominio deportivista, Celso Borges estuvo a punto de batir a su compatriota Keylor Navas, que desvió a córner su remate a bocajarro. Sin embargo, el colegiado interpretó que el rechace había sido en el poste e indicó saque de puerta.

Segundos después, una serie de rebotes dejaron solo a James ante Tytoń. El polaco evitó el gol en primera instancia y Sidnei estuvo rápido para anticiparse a Morata cuando el balón había quedado suelto. El portero herculino, tras su providencial intervención, se encontraba en el suelo y fuera de la portería.

En el minuto 35, Borges sí se encontró con el poste, al cabecear una falta botada por Emre Çolak. El balón se paseó por delante de la portería sin que Guilherme pudiese alcanzarlo para empujarlo al fondo de las mallas.

El equipo blanco acrecentó su dominio en los minutos finales del primer período, pero sin crear oportunidades claras para mover el marcador.

La segunda mitad arrancó con malas noticias, pues el Real Madrid se adelantó en el marcador por medio de Álvaro Morata, que superó a Tytoń con un inesperado disparo lejano a la media vuelta. Corría el minuto 50.

Después de un tramo de control alterno, el Deportivo le dio la vuelta al marcador con dos goles en tres minutos.

En primera instancia, una rapidísima combinación del mediocampo finalizó con un balón en profundidad hacia Florin Andone. El rumano, en desventaja con Casemiro, peleó hasta la saciedad por el balón. Logró recuperarlo, conectó con Carles Gil y este con Joselu. El ‘7’, recién ingresado en el terreno de juego, conectó un zurdazo que se coló por toda la escuadra, imposible para Keylor Navas.

Pocos segundos después, Andone desbordaba por el extremo derecho y ponía el balón en el balcón del área, donde Joselu se adelantaba a Sergio Ramos. Pese a que el central madridista lo desequilibró, el ariete mantuvo la verticalidad, controló la pelota y superó al portero costarricense por debajo sus piernas.

El Madrid trató de irse arriba pero en los siguientes quince minutos fue incapaz de crear una sola ocasión clara. Los blancos, fue de sus casillas, pidieron penaltis inexistentes y protestaron cada acción en contra.

Sin embargo, se encontró con el empate en un centro de Lucas Vázquez que Mariano remató con la espalda, con muchísima fortuna, pues la trayectoria se convirtió en imposible para Tytoń.

Sin generar una sola ocasión de peligro pese a prácticamente monopolizar el balón, el Madrid acabó marcando el tercer gol en una acción a balón parado, un saque de esquina botado por Toni Kroos y cabeceado por Sergio Ramos.

Pese a la derrota, el conjunto deportivista continuará una semana más fuera de la zona de descenso.

 

RC Deportivo/La Liga