El Campus Uni Ourense COOSUR ha dado un paso de gigante hacia la División de Honor B tras derrotar al Universitario Bilbao por un claro 31 a 3. La vuelta este domingo a las 12:00 horas en Rekalde.

El Campus Ourense Rugby a un paso de la División de Honor B

 

Otra fase superada. Cada vez queda menos aunque, si bien,  más kilómetros para jugar la final en su pleno apogeo. Este fin de semana el Campus Uni Ourense COOSUR se desplaza hasta Rekalde para jugar el partido de vuelta contra el Universitario Bilbao el domingo 12 de Junio  a las 12:00 en El Fango.

En la ida, el partido fue de pleno dominio del Campus, con buenas ideas y un trabajo inmenso de los delanteros que se afanaron mucho y bien para trabajar las fases y sacar balones limpios para los tres cuartos que supieron aprovechar bien sus oportunidades.  Al principio, se olía un poco de ansiedad por parte de ambos bandos por intentar marcar y sumar cuanto antes. Fue una especie de ir probando al contrario para ver por dónde se le podía pillar desprevenido. Hubo que esperar hasta el minuto 16 en que Abraham inauguraba el marcador con un ensayo no transformado. A los siete minutos Andy ensayaría de nuevo transformando él mismo. Rucho no iba a ser menos y,  seis minutos antes de acabar la primera mitad,  se encargaba de posar el oval una vez más en la zona de marca y que Andy transformaría.  Ya en el minuto 37 , un golpe de castigo de los orensanos permitiría recortar el marcador a los vizcaínos con un lanzamiento a palos de Mikel que dejaría el partido al descanso con el resultado de 19 a 3.

Ya en la segunda mitad y con la mentalidad y actitud propias de un equipo que no quería relajarse ni conformarse con el resultado, hizo que en el minuto 2 Justin se encargara  de marcar el primero de sus dos ensayos que repetiría nueve minutos después con otro ensayo transformado que dejaría el marcador final de 31 a 3.

A pesar de todo, este resultado ya no se movería en casi treinta minutos con mucho trabajo de defensa y ataque por parte de ambos equipos hasta el pitido final.

El colchón de 28 puntos de diferencia no impide que se siga trabajando con humildad e intensidad y, por supuesto, con respeto al equipo contrario que juega en su casa. Aún restan 80 minutos y hay que jugarlos hasta el pitido final. Está claro que cada vez se ve más cerca el ascenso a División de Honor B.  Es la recompensa a dos años de trabajo intenso y con frutos conseguidos. Indudablemente habrá que esperar hasta el domingo, seguiremos entrenando y preparando un partido que no va a ser fácil en absoluto -como ya se ha dicho antes –  pese al resultado.