CD Lugo 3-1 CD Numancia | Los locales se gustan y vuelven a mirar hacia arriba

El CD Lugo volvía al Anxo Carro con la misión innegociable de regresar a la senda de la victoria en casa, ante un CD Numancia que buscaba su primer triunfo a domicilio de la temporada. Varios cambios en el once de Luis César, que daba entrada a Leuko en el lateral izquierdo, y a Caballero en la punta de ataque acompañando a Joselu, en clara estrategia por implementar el poder ofensivo del equipo desde el principio. Primeros minutos de tanteo con el CD Lugo tratando de imponer su ritmo de juego con balón, ante un CD Numancia ordenado atrás y peligroso a la contra.

El choque iniciaba con los de Luis César más enchufados que su rival, un conjunto que desde bien pronto exhibía las entradas de Pablo Valcarce por izquierda, como único argumento ofensivo de peso en el plan de los primeros minutos. Iniciativa y balón para los locales que trataban de optimizar su ocupación de espacios con agilidad, proyectándose en los últimos metros con las rupturas por ambos costados, con protagonismo especial para Pedraza. Sería éste, precisamente, quien daría la asistencia para el primer gol de la tarde, obra de Joselu, que remataba con precisión un centro cruzado desde la izquierda para inaugurar el marcador de la mejor manera posible.

Sin embargo, poco iba a durar la alegría en el bando lucense. El plan volvía a su vía original cuando, tras escasos minutos transcurridos, el CD Numancia conseguía el empate. Tanto con la firma de Íñigo Pérez, que conseguía recuperar el equilibrio en el electrónico de manera instantánea. Los locales mantenían su hoja de ruta original, probando la entrada por banda, y buscando la referencia y movilidad de sus dos delanteros en posición adelantada. Caballero y Marcelo rozaban una ventaja que pertenecía, a tenor de lo propuesto sobre el verde, a los albivermellos. Con un final de acto en el que se equilibraban tentativas en ataque, con efectivos repliegues tras pérdida, enfilaba el CD Lugo el camino a vestuarios con sensaciones inmejorables para la vuelta.

El inicio de segunda mitad no podía ser más esperanzador y positivo para los locales. La potencia de Marcelo Djaló en la primera jugada de estrategia del periodo, daría como resultado el gol de la ventaja para los de Luis César. Salto poderoso para fulminar de potente testarazo a Munir, que nada pudo hacer ante la embestida del central. A partir de ahí, regreso del control total para los locales, obligando al rival a encerrarse en campo propio, ocupando eficazmente los espacios en salida y dominando la medular con precisión y velocidad en circulación.

Un remate de Campillo, que salvaría Munir en gran parada, sería el preludio para el tercer gol del CD Lugo, que aumentaba la distancia con su rival de manera considerable. Una nueva entrada por velocidad desde izquierda, un gran balón servido al corazón del área, y Joselu, que sin opción a réplica, aprovechaba un error de Callens para marcar el tercero. Delirio en el Anxo Carro, y disfrute con un equipo que desarmaba al rival con su juego combinativo, y lo liquidaba con potencia máxima en últimos metros.

El encuentro pertenecía al CD Lugo, y los sorianos buscaban una reacción inmediata para tratar de engancharse a un choque que se escapaba minuto a minuto. Triple cambio en las filas rojillas, y modificación del dibujo para buscar un plan B que consiguiese desactivar la trama local. Misión imposible. El conjunto de Luis César mantuvo el dominio hasta el final, logrando cuadrar un encuentro soñado, pleno de rigor, acierto en ataque, y contundencia en la propuesta de juego. Tres puntos más que sirven de magnífico escenario para preparar la visita de la SD Huesca la próxima semana, en el último choque del año.

Foto: LaLiga